Actualidad Salud Sin categoría

Un hogar para las personas con VIH-SIDA

En Honduras se registra un promedio de 36 mil 564 casos de personas con VIH-SIDA. Y a diario se estima que se diagnostican entre 3 o 4 pacientes y una de las instituciones que le ha brindado esa mano ayuda a decenas de pacientes con esta patología es Casa Zulema, una institución de la Iglesia Católica

dato-10.jpgEste hogar fue fundado por el padre Ramón Martínez, hace ya 20 años, en él viven niños, jóvenes, adultos y abuelos que en gran parte han sido abandonados por sus familiares. Esta casa está ubicada en aldea el Retiro de Valle de Ángeles y hoy en día está a cargo de Laura Sánchez, con la colaboración de algunos de sus familiares.

Colaboración

FID_3650.JPGCasa Zulema es un proyecto de la Iglesia Católica que sobrevive con las diferentes donaciones de personas amigas, que se comprometen en llevar algo de alimentación, y los insumos que los internos que habitan en el hogar necesitan. En el hogar hoy en día habitan 20 personas que son portadores de esta enfermedad, entre niños jóvenes y adultos.

Una de la parroquias que colabora frecuentemente a este hogar, ya sea compartiendo algo de víveres, o compartir un momento agradable con los miembros de esta casa es la parroquia Santo Domingo Savio.

Testimonio

FID_3649.JPGEn esta morada hay temporadas que con frecuencia fallecen pacientes hay otras que mientras Dios les permita respirar luchan por salir adelante y este es el caso de “Jesús” un hombre que omite su verdadero nombre porque gran parte de su familia no sabe de su diagnóstico y prefiere el anonimato.

Jesús es originario de la costa norte del país “sé que mi presente no es color de rosa es difícil saber que soy portador de SIDA y aparte sufrir de Insuficiencia Renal, pero mi esperanza es poder abrazar a mis hijos.”

fid_3644.jpg“No ha sido fácil, mi único consuelo es poder volver a estar cerca de mi familia, sé que cometí errores le falle a la madre de mis hijos, pero Dios es tan maravilloso que a ella no la infecte, hoy no reniego de la vida, la enfrentó con valentía y sigo adelante aun con el dolor en mi cuerpo, ya que el dolor más duro es el de mi alma” expresó “Jesús”.