2018 En América Familia Iglesia Noticias

Historia de la imagen de la Inmaculada Concepción de Comayagüela

Recopilación de Claudio Turcios
 “Quien Causa Tanta Alegría: La Concepción de María”
Iniciamos estas palabras para Honrar a la Inmaculada Concepción de Comayagüela, que nos atreveríamos a decir que está presente desde el inicio del adoctrinamiento de los indios de este pueblo. 

concierto-navidad

Como ya hemos mencionado la Doctrina de los Indios que trabajaban en las minas de la Taguzgalpa, eran realizadas por los Frailes Franciscanos del Antiguo Convento de San Diego, hoy iglesia de San Francisco de Tegucigalpa.
La Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, es Patrona y Reina de la Orden Franciscana, estos instituyeron su fiesta para toda la Orden en el Capítulo General de Pisa, Italia en el año de 1263, y  promovieron su culto y devoción por todo el mundo, y en especial en toda Honduras, y más específicamente en el Pueblo de Indios de Comayagüela.
Es así como las primeras referencias a la Inmaculada Concepción en Comayagüela la obtenemos del Acta de la Visita Canoníca que realizo el Obispo de Comayagua Dr. Diego Rodríguez de Rivas y Velasco a este curato del Real de Minas de Tegucigalpa el 20 de mayo de 1756, y que literalmente dice:
“La Hermandad de Concepción y Soledad fundada en la Iglesia del pueblo de Comayagüela,  tiene de principal la de Concepción cuatro cientos y  quince reses, sesenta y seis terneros, veinte yeguas, seis caballos, cuatro potros, y un macho y tres pesos y cinco rrs. (Reales) en que salió alcanzado el mayordomo de las cuentas que dio el año pasado de setecientos cincuenta y cinco”
Es así como desde esos años ya está presente en este Pueblo la Concepción de María.

Construcción del templo
Pero esto no era suficiente para nuestros ancestros, y es así como a iniciativa de los vecinos y la guía y aliento del Presbítero José Valle, se inicia la construcción de este Templo de la Concepción el 28 de Noviembre de 1788, trabajos que duraron 8 años continuos.
Es de mencionar también que el Párroco de Tegucigalpa Don Juan Francisco Márquez llegaba casi  semanalmente a verificar la obra y ofrecía sus recomendaciones por sus conocimientos de arquitectura, y es así como el 8 de Diciembre de 1796 se realiza la Solemne Inauguración, participando en esta el pueblo, el Alcalde Mayor de esa época y las Autoridades Eclesiásticas.
Por referencias que tenemos del Restaurador Erasmo Sosa, se señala  que el Cristo Yacente que se utiliza para los Solemnes Actos del Viernes Santo, posiblemente estaba en el lugar que hoy ocupa el altar mayor en posición de crucifixión antes de que se construyera el antiguo Retablo.
El templo fue construido por Miguel Valladares y sus hijos: Francisco, Eustaquio y Simón. El cual se hizo en la Famosa “Casa de las Trancas” de aquellos años, siendo esta, propiedad de Don Eugenio Turcios.
En esta parte nos detenemos un momento por el siguiente cuestionamiento: “Si tomamos como base la mención de la Hermandad de la Concepción, y según la norma esta, debió tener obligatoriamente una Imagen titular, ya sea en bulto o pintura, y de lo cual no tenemos referencia, ¿Existió entonces una Imagen de la Concepción de María, en el tiempo de la colonia en nuestro Templo?

En la actualidad
Hoy la Actual representación de la Concepción de María que existe en nuestro Templo, y he aquí lo principal de nuestra Historia, es una imagen ya Centenaria donada el 22 de diciembre de 1872 por el Señor Rafael Villafranca.
“La Zarca” como generalmente la conocemos, ha estado presente en los momentos más importantes de la vida parroquial,. A continuación brindamos una cronología de sus vivencias.
Pero antes recordemos que el 22 de agosto de 1849, siendo Presidente de la Republica Juan Lindo, Comayagüela es ascendida a Villa denominándose así: “Villa de Concepción de Comayagüela” y se le concede establecer el día 8 de diciembre su feria patronal.
No sabemos a ciencia cierta si ya se venía celebrando a la Inmaculada Concepción ese día en específico, podríamos suponer que sí, ya que cinco años después el Papa Pio IX realiza la siguiente proclamación:  “…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles…”
(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, Roma, Italia 8 de diciembre de 1854)

El Retablo
Otro dato importante a resaltar es la descripción del Antiguo Retablo o Altar Mayor, la cual nos la ofrece el historiador Francisco A. Flores de la forma siguiente:
“El Retablo era sumamente bello era de madera en blanco y negro, y con motivos dorados. Divido en tres cuerpos o partes:
1er. Cuerpo: Poseía dibujos pintados en la madera, y en su parte central estaba ubicado el Sagrario, este se adornaba con bellos coponeos bordados exquisitamente con el color litúrgico del día, al frente dos pinturas representando el Corazón de María a la derecha y a la izquierda el Corazón de Jesús, elaboradas por José Miguel Gómez.
2do. Cuerpo: A la derecha e izquierda unas columnas corintias, custodiando el Expositario, que era donde se colocaba la custodia, y a los extremos de este cuerpo dos nichos donde se colocaban las imágenes de San José y de Nuestra Señora de la Asunción, igualmente custodiados por columnas corintias.
3er. Cuerpo: En su Centro el Camarín de la Patrona La Inmaculada Concepción, a los lados bellos adornos en forma de flores, y en su parte superior dos ménsulas”.
No sabemos si esta descripción se apega al Retablo original, ya que en nuestra investigación no hemos encontrado referencias a las Imágenes de San José y de la Asunción, las actuales que aún están en el templo en el caso de San José es una talla de origen español de los años 1920. Las pinturas a las que se refiere Francisco A. Flores aun hoy se conservan en el Templo, en uno de los altares laterales.

Patrona y fiel testigo
Y de ahí en adelante todos los 8 de diciembre celebramos esta magnífica fiesta.
Nuestra patrona ha sido testigo fiel y silencioso de muchos hechos acaecidos en la ciudad gemela.
•    20 de septiembre de 1855, se llora la muerte del Padre José Trinidad Reyes, a los 58 años, es muy sentida su partida ya que este le profesaba un amor muy especial a la Concepción de Comayagüela, ya que aquí Canto su Primera Misa en Honduras.
•    30 de octubre de 1893, por acuerdo Diocesano No. 24, se erige al Templo de Comayagüela como Parroquia, siendo su Titular La Inmaculada Concepción.
•    En esta misma fecha se nombra al Sacerdote José Trinidad Maradiaga, primer  párroco de Comayagüela, nativo de este pueblo, Cantó su Primera Misa en este templo parroquial el 25 de diciembre de 1870.
•    18 de Julio de 1904 fallece el padre Maradiaga, y es enterrado en el Presbiterio de esta iglesia.  Fue párroco durante 11 años.
•    La Patrona presencia la llegada de los Franciscanos de la provincia de la Inmaculada Concepción de Nueva York, el 01 de diciembre de 1945, y de ahí hasta la fecha han transcurrido 68 años de permanencia ininterrumpida, pues la parroquia ahora es rectora por frailes pertenecientes a la Provincia Franciscana Nuestra Señora de Guadalupe.
•    podríamos decir que en un número mayor de 70 frailes han estado permanentes en estos años, sin mencionar los que han estado de paso.
•    Se han realizado visitas y celebraciones presidias por los Arzobispos  Monseñor José María Martínez y Cabañas, Agustín Hombach, José de la Cruz Turcios y Barahona, Héctor Enrique Santos, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga y el Obispo Auxiliar Juan José Pineda Fasquell.
•    La elevación al Episcopado de los presbíteros Geraldo Scarpone, Mauro Muldom, Bernardino Mazzarela, Nicolás D Antonio y Virgilio López, todos ellos párrocos de la Inmaculada y de Roberto Camilleri y Miguel Lenihan, que han estado ligados en algún momento a la parroquia.
•    La imagen presenció el paso del Papa Juan Pablo II por la Calle Realde esta ciudad cuando  el 8 de marzo de 1983, el Papa visitó Honduras.
•    Miles de fieles devotos que se han arrodillado ante ella para pedir su intercesión ante Dios Todopoderoso.
•    Sus respectivas restauración a través de los tiempos, 1928 retocada por el gran artista Hondureño Salvador Posadas. En 1968 por profesores de la Escuela Nacional de Bellas Artes, y en el año 2007 por Julio Dubois.
Algo de hacer resaltar es que ella como Patrona y Madre de todos los Comayagüelas, ha merecido un lugar de Honor para muchas mujeres devotas, como ser:
Catarina Quino, Isabel Sosa de Mondragón, Julia Ben V. de Velásquez, Eusebia (Cheba) Vargas, María Márquez, Dolores Alvarado, Jesús Celina Durón, Nicolasa (Colachita) Calix, Isabel (Chavelita) Sequeiros, Margarita de Jerez, Aida Sánchez, Ingrid Navarro, Nohemí de Aplícano, Irma Cerrato, Linda Flores, Guadalupe Reyes, Eda Colindres, Martha Obando, y muchas más que se nos escapan de la mente, pero que ella les da su agradecimiento perpetuo, algunas ya están a su lado y otras siguen hoy promoviendo su devoción.
Y así como existen esas mujeres valientes existen hombres devotos a Ella, por ser  muy larga la lista solo mencionaremos sus apellidos de familia:
Durón, Aplícano, Núñez, Velásquez, Vásquez, Turcios, Reyes, Moncada, Aguilar, Centeno, Álvarez Rivas, Cerrato, García, Lanza y muchos que se me escapan.
Terminamos con las palabras que utilizaba el Padre Reyes cuando se refería a la Inmaculada Concepción de Comayagüela:
“La que tiene por manto a las Estrellas, y por Peaña a la Luna”.

*Datos tomados de la Revista del Archivo Nacional
Tegucigalpa enero de 1936
Redactores Luis Landa y Salvador Turcios
Director Estaban Guardiola

A %d blogueros les gusta esto: