2018 Iglesia

Anheló ser maestro, pero Dios le tenía algo mejor.

El Padre Fidel Alejandro Martínez; de nacionalidad salvadoreña es un catedrático de la prevención, entre los jóvenes del barrio Buenos Aires.

Epifanio López

www.suyapamedios.com

 

Al considerar “muy complicado avocarse a los programas de rehabilitación” en el país, este presbítero prefiere “trabajar la prevención y nuestro barrio necesita que se trabaje en esa área”, para eso la catequesis es una gran oportunidad para que nuestros jóvenes y niños estén alejados de los asedios de toda sociedad, pero cerca de todo lo que implica ser joven cristiano en este mundo de hoy, comenta.

Vocación| Este inicio como sacerdote, comenta a Suyapa Medios fue “Tratando de responder un poco hacia las inquietudes de una vida misionera” pues en el año de 1984, al culminar la secundaria “Tomé la decisión de ingresar a la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón y fui ordenado un 09 de junio de 1990”. Quise ser maestro; sostiene el Padre Fidel pero las palabras del Señor a través del profeta Isaías “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos” (55,8) se refrendan en mi vida. De sus 28 años de vida sacerdotal, 18 de estos los ha ejercido en Honduras y específicamente los últimos 16 años como párroco de la comunidad San José de la Montaña en el Barrio Buenos Aires de Tegucigalpa.

Sacerdocio| es un “Constante hacerse”.  Quiero seguir y seguir caminando, quiero ser un solo caminante hacia él, opina son seguridad de hijo de Dios, el Padre Fidel y continua “Nada está hecho, nada está ya terminado porque el día que diga que ya termine hasta ahí; morí”. Entonces por eso mi sacerdocio es un constante ir descubriendo las exigencias que Dios tiene también como persona que requiere irse transformando constantemente. Acota este presbítero.

Honduras |luego de concretar el sueño de ser maestro como formador dentro de la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón, en el año dos mil; llega como párroco de la comunidad Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en el Hatillo. Recordando de nuevo las palabras del profeta Isaías, y “Por diversas circunstancias”, enuncia el Padre Fidel; soy “Incardinado como sacerdote diocesano en esta comunidad de Buenos Aires desde el año 2002.

ASPECTOS IMPORTANTES 03.jpg

Desafío

Actualmente tenemos estructurada la parroquia desde las comunidades eclesiales de base y como reto fundamental trabajar la prevención, para eso fortalecemos la vía de la catequesis y así promover la prevención. Es un proyecto para que nuestros jóvenes y niños estén alejados de los vicios y cerca de todo lo que implica se joven cristiano en este mundo de hoy, venciendo tentaciones.

Interrogatorio

“Mientras transcurría estudios de secundaria el párroco de la comunidad me preguntó si quería irme con él un tiempo, me fui desde noviembre del 74 a enero del 75,  para ayudarle en lo que podía en la parroquia. Asear, arreglar cosas y ayudar en la misa. En ese tiempo todos los días en la cena, sin faltar una ocasión  me preguntaba y ¿Entonces el seminario? Y enero le dije sí”

PADRE FIDEL ABAJO.jpg

Infancia

Nació en 1961, es el menor de cinco hermanos. Vinculados a la Iglesia desde niño, más o menos a los siete años hizo su primera comunión. Era con el método del catecismo compuesto por el P. Jerónimo de Ripalda de la Compañía de Jesús. Una serie de preguntas que había que aprenderse y el que se las sabía ya estaba listo para la primera comunión, era una doctrina muy definida.