Editorial

Una lucha inevitable


Editorial del Domingo 11 de noviembre de 2018
Una lucha inevitable
La formación de la Caravana de Migrantes hacia Norteamérica, ha sido un aldabonazo para enfatizar la desesperación de muchas familias, que no les ha importado los peligros del viaje, para llevar a sus hijos pequeños.

Los hondureños, están obligados a emprender la lucha por erradicar la pobreza, ya que son uno de los pueblos con mayor índice de necesidades humanas, debido a la injusta distribución de la riqueza que genera la producción nacional. Y es que la pobreza es una situación existencial, social y económica, con múltiples causas y con variadas formas de expresión.
Las causas que se han determinado para la pobreza son: la ausencia de inversión, la falta de seguridad jurídica y personal, la escasez de oportunidades de empleo, el deficiente sistema educativo, la corrupción pública y privada, así como las mutantes políticas públicas, que todos los Gobiernos cambian al asumir el Poder.
Las consecuencias reales son en cifras las siguientes: de 9 millones de hondureños, el 64% viven en condición de pobreza (más de 6 millones) y de ese grupo existen más de 4 millones de personas que viven en pobreza extrema. Es preciso especificar que es mayor el número de pobres en las áreas rurales, que en las áreas urbanas.
No se trata de una situación existencial que pueda revertirse en el corto plazo, sino que lo importante es que todos los sectores de la sociedad hondureña tomen conciencia de esta situación, y se establezca un “Pacto Social” de donde deriven Políticas Públicas, que determinen un Plan de Desarrollo, aceptado y respetado por todos, que pueda ir reduciendo el nivel de pobreza en la población durante los próximos años.
Un nivel de población sumido en la pobreza, tan elevado como el de Honduras, es una interpelación a toda conciencia humana, principalmente la de quien se reputa como cristiano. De hecho, la pobreza constituye un dramático problema de justicia, y destruye la igualdad entre todos los ciudadanos, evitando que muchos puedan llegar a “ser más” y puedan asegurar las posibilidades de vivir en condiciones cada vez más “humanas”. Y es preciso recordar que la Iglesia ha hecho “una opción preferencial por los pobres”.
Otro aspecto a tener en cuenta es que la Iglesia, en su enseñanza social ha explicitado como uno de sus principios fundamentales “el destino universal de los bienes”, como lo expresara San Juan Pablo II, en su encíclica “Sollicitudo rei socialis”: “que se trata de promover el bien de todos y cada uno, para que todos sean verdaderamente responsable de todos”.
Aquí en Honduras, la formación de la Caravana de Migrantes hacia Norteamérica, ha sido un aldabonazo para enfatizar la desesperación de muchas familias, que no les ha importado los peligros del viaje, para llevar a sus hijos pequeños. Señal inequívoca de
que han llegado hasta el punto, que consideran que no hay futuro para ellos y los miembros de su familia en este País.
Pero tienen la convicción de que lograrán llegar y encontrar solución a su pobreza, si pueden entrar a los Estados Unidos, donde piensan obtener el puesto de trabajo que aquí no han podido lograr.
Mientras tanto, el Gobierno de Honduras, se ha puesto al servicio de los Migrantes para cubrir sus necesidades por la ruta que van siguiendo, por medio de sus Cónsules y sus Embajadores. Responsables del retorno de los que abandonan el trayecto migratorio.
Mientras tanto, el Presidente Hernández está promoviendo condiciones crediticias y tributarias favorables a las MYPIMES (mayores creadores de empleo), con el propósito, de que las empresas que sean creadas tengan la posibilidad de operar los primeros tres años de fundadas. Todo con el ánimo de que existan nuevos puestos de trabajo. También se ha brindado ayuda a Productores agrícolas que fueron víctimas de la sequía. Los miembros del COHEP y de las Cámaras de Comercio también se sienten comprometidos a crear mayores oportunidades de ocupación para desempleados.
Recordemos las Palabras del Señor Jesús: “Todos han donado de lo que les sobraba……..Ella en cambio, de su Pobreza, donó todo lo que tenía para vivir”