2018 Iglesia Sin categoría

Seis cosas que debes recordar sobre el Credo

Recitar con fe el Credo es recordar nuestro Bautismo, entrar en comunión con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; Es estar en comunión con toda la Iglesia.

 

Manuel de Jesús Cerrato

www.suyapamedios.com

 

1“Dios es Padre”

Tiene dos aspectos: Es Padre por ser origen primero de todo y como autoridad, el segundo es como Padre bondadoso y con solicitud amorosa para todos sus hijos. La visión que nosotros tenemos de padre y madre, son humanas, aunque como ellos son falibles, por ser humanos, pueden desfigurar la imagen de paternidad y maternidad.

2“Todopoderoso”

La Sagradas Escrituras confiesan mucho el poder universal de Dios: “Señor de los ejércitos” (Sal 24,10); “Todo lo que El quiere lo hace” (Sal 115,3); “El Fuerte de Israel” (Is 1,24). Es todopoderoso porque creó el mundo de la nada, y dispone de su obra según su voluntad. Nada le es imposible, porque Él lo creó.

3“Creador”

Las primeras palabras de la Biblia son “En el principio Dios creó el cielo y la tierra” (Génesis 1,1). La creación es el fundamento de todos los designios salvíficos de Dios, es el comienzo de la historia de la salvación, que culmina con Cristo. Al mismo tiempo, en Cristo vemos reflejado el por qué de la creación, van tomados de la mano.

4 “Hijo de Dios”

Es el centro de la fe apostólica. Pedro, cimiento de la Iglesia, fue el primero en profesar esta verdad, al decir: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo” (Mt 16,16). Hay una distinción entre nosotros como hijos de Dios, y la relación de Jesús como Hijo Único de Dios, Él mismo la hace: “Subo a mi Padre, el Padre de ustedes.

5 “Nació de María Virgen”

Lo que la fe católica cree acerca de María, se funda en lo que cree acerca de Cristo, pero lo que enseña de María ilumina a su vez la fe en Cristo. Dios quiso el SI de la que estaba predestinada, antes de cumplir su obra. Así como Eva nos abrió las puertas de la muerte, María abrió las puertas de la vida. Para ser la Madre del Salvador.

6 “Fue crucificado”

Quienes condenaron a Jesús fueron los judíos, pero no fueron responsables colectivamente… sino que fue “la ignorancia” (Hechos 3,17) por parte del pueblo de Jerusalén y de los jefes la que llevó a Jesús a ser juzgado por las autoridades. Sin embargo, somos nosotros que, por nuestros pecados, crucificamos al Señor Jesús.

El Credo de los Apóstoles o Símbolo de los Apóstoles

Es el corto, es llamado de los apóstoles porque es considerado con justicia como el resumen fiel de la fe de los apóstoles. Es el antiguo símbolo bautismal de la Iglesia Romana. Su gran autoridad proviene del hecho de que es el símbolo que guarda la Iglesia Romana, la que fue sede de Pedro.

El Credo de Nicea-Constantinopla

Es más largo por ser más explícito y lo rezamos todos los domingos en la Misa. Debe su gran autoridad al hecho de que es fruto de los dos primeros Concilios ecuménicos, como su nombre lo indica respectivamente Concilio de Nicea año 325 y el Concilio de Constantinopla año 381. Es el símbolo de las Iglesias.

 

“Recordemos, de hecho, cuanto nos ha dicho el Señor Jesús: ‘Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y será concedido’”. 

Papa Francisco