Editorial

Una nación con desigualdad

Editorial del Domingo 4 de Noviembre de 2018
Una nación con desigualdad
Ninguno de estos problemas sociales se ha enfrentado con persistencia, pues el Plan de Trabajo de todo Gobierno, ha sido desechado por el régimen que le ha sucedido.

En Honduras, durante las últimas semanas, se ha estado viviendo al compás de un hecho social “atípico”, cual ha sido un “éxodo” de hombres, mujeres y niños, que han marchado en caravana, con el propósito de emigrar a los Estados Unidos, en la búsqueda del “sueño americano”:
Las Autoridades hondureñas, guatemaltecas y mexicanas están convencidas de que el origen de este fenómeno es de índole político. Organizado por la oposición política de Honduras, con el propósito de causarle problemas al Gobierno actual.
De hecho, al solo enterarse de la existencia de la caravana, el Presidente Trump informó que suspendía toda ayuda económica al régimen hondureño. Las Autoridades hondureñas mantienen una investigación para determinar el origen de esta migración masiva.
Cuando se entrevista a quienes están migrando, ellos explican que se trata de una decisión propia, por la desigualdad imperante en el País. Afirman estar agobiados por el sostenimiento de sus familias, por la falta de trabajo, o por los bajos salarios o por el alto costo de la canasta familiar. También se quejan de la desprotección que sienten en el Sistema de Salud hondureño. Y además, de los peligros que experimentan por las constantes amenazas de las maras y pandillas, que en algunos casos, han llegado hasta el punto de desalojarlos de sus hogares.
Lo que los migrantes manifiestan no es más que el resultado de la desigualdad social que caracteriza a Honduras, pues es el tercer País en el mundo con mayor desigualdad solo superado por Sudáfrica y Haití. En tal manera, que de cada 10 hondureños, solo 4 tienen la posibilidad de vivir satisfaciendo las necesidades que les garantizan el respeto a su dignidad humana. Los otros 6 están sumidos en la pobreza. Y entre los empobrecidos, más de 4 en la pobreza extrema.
Y es que la desigualdad es una condición social que afecta el bienestar socio económico de los ciudadanos. La desigualdad está ligada con la exclusión, con las injusticias sociales y el atropello de los Derechos Humanos.
Es una situación estructural de la sociedad hondureña. Que se viene sucediendo a lo largo de los distintos Gobiernos que Honduras ha tenido durante su historia. Ninguno de estos problemas sociales se ha enfrentado con persistencia, pues el Plan de Trabajo de todo Gobierno, ha sido desechado por el régimen que le ha sucedido. De manera que Hondura es un País que se ha refundado cada 4 años.
Mientras tanto, los problemas se han ido agudizando, por la aparición de nuevas situaciones que han complicado la desigualdad existente, como: el rápido aumento de la población, los embarazos en niñas, el tráfico de drogas que circula por Honduras y la actividad delictiva de maras y Pandillas,
Resolver todos estos problemas significa un esfuerzo no solo por parte del Gobierno, sino de todos los sectores, con actitudes abiertas y con amplia solidaridad. Y así evitar los enfrentamientos políticos violentos, sin cultivar odios y sin proferir insultos.
Y que desaparezcan las caravanas de migrantes, pues les corresponde a los hondureños enderezar el rumbo de la Nación. Si existe empeño por eliminar la pobreza, la exclusión y la desigualdad pueden lograrse, no de la noche a la mañana. Pero tampoco es correcto dejar el País a la deriva, e ir a buscar soluciones a otro lado, dejando abandonada el lugar donde se nace, se crece y se forma. Así como abandonar los compatriotas.
El amor a Honduras, debe estar presente en el corazón de todos sus hijos, para sentir el compromiso con su futuro histórico, su desarrollo económico y así poder entregar la vida para que todos los conciudadanos se esmeren en trabajar por el Bien Común.
Ya lo expresó el Señor Jesús: “Nadie tiene más amor…que aquel que da su vida por los hermanos”.