2018 En América En el Mundo Familia Iglesia Noticias

Hoy la Iglesia Conmemora a los Fieles Difuntos

“Jesús la ha quitado a la muerte la última palabra: quien cree en Él será transfigurado por el amor misericordioso para vivir una vida eterna y feliz”, es el tweet del Papa Francisco para este 2 de noviembre, Conmemoración de los fieles difuntos y se inspira en la homilía que pronunció el pasado 3 de noviembre de 2017.

PERSONAS CORANANDO EN UN CEMENTERIO
Familiares coronan a su fieles difuntos

El Santo Padre en aquella ocasión recordaba que, la realidad de la muerte nos pone una vez frente a una situación de dolor por la separación de las personas que han estado cerca de nosotros: pero al mismo tiempo, señalaba el Pontífice, La liturgia alimenta sobre todo nuestra esperanza por ellos y por nosotros mismos.

“Los que duermen en el polvo, es decir, en la tierra, son obviamente los muertos, y el despertar de la muerte no es en sí mismo un retorno a la vida: algunos despertaran para la vida eterna, otros  para vergüenza eterna, otros. La muerte precisó el  Papa hace definitiva la encrucijada que ya está entre nosotros aquí, en este mundo: la senda de la vida, es decir, con Dios, o la senda de la muerte, es decir, lejos de Él”.

El Papa comentó el Evangelio que la liturgia presentó ese 3 de noviembre de 2017 y decía que, Jesús fortalece nuestra esperanza, cuando dice: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, el que coma de este pan vivirá para siempre (Jn 6,51).

“Estas palabras remiten al sacrificio de Cristo en la cruz. Él aceptó la muerte para salvar a los hombres que el Padre le había entregado y que estaban muertos en la esclavitud del pecado. Jesús indicó el Pontífice se hizo nuestro hermano y compartió nuestra condición hasta la muerte; con su amor rompió el yugo de la muerte y nos abrió a las puertas de la vida. Con su cuerpo y su sangre Cristo, afirma el Santo Padre nos alimenta y nos une  a su amor fiel, que lleva en sí la esperanza de la victoria definitiva del bien sobre el mal, sobre el sufrimiento y sobre la muerte. En virtud de este vínculo divino de la caridad de Cristo agrega sabemos que la comunión con los muertos no es simplemente un deseo una imaginación, sino que se vuelve real”.