2018 Break En América Familia Iglesia Noticias

Miles de niños en la caravana migrante necesitan protección

Unos 2.300 niños que viajan en la caravana de migrantes que ahora se encuentra en el sur de México, necesitan protección y servicios esenciales como atención médica, agua potable y saneamiento adecuado, según ha informado este viernes el Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF) desde la sede en Ginebra.

5bca2e721513f

Los niños han estado expuestos a las inclemencias del tiempo, incluidas temperaturas peligrosamente elevadas y con poco acceso al refugio adecuado.iños

Según el personal de UNICEF en el terreno, algunos de los niños ya se han enfermado y sufrido deshidratación. La mayoría ha dejado sus países de origen: huyen de las pandillas y la violencia de género, la extorsión, la pobreza; así como del acceso limitado a educación de calidad y servicios sociales. Honduras, El Salvador y Guatemala son las nacionalidades más afectadas.

Asimismo, UNICEF reportó que las estimaciones actuales indican que la caravana cuenta con unas 9.300 personas que cruzaron de Guatemala a México entre el 19 y el 22 de octubre.

La portavoz de la organización, Marixie Mercado; recordó además que la separación de los menores de sus familias y la detención de inmigrantes son profundamente traumatizantes para los niños y con frecuencia conlleva un impacto a largo plazo en sus vidas. “Seguimos instando a todos los gobiernos a buscar alternativas a la detención de inmigrantes y obviamente, a mantener unidas a las familias”, añadió.

Si bien se dio a conocer que la administración de los Estados Unidos planea enviar al menos 800 soldados a la frontera sur, UNICEF instó a todos los gobiernos a “asegurarse de que estos niños tengan acceso a todas las protecciones que les brinda el derecho internacional”. Para Marixie Mercado, eso significa que “es esencial que todos los niños y las familias puedan solicitar asilo, y que se les pueda hacer frente a sus derechos de protección internacional antes de que se tome una decisión sobre devoluciones o deportaciones”. 

La caravana de migrantes comenzó su viaje hacia el norte el 12 de octubre en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, donde un grupo de 160 personas se reunieron en una terminal de autobuses y se prepararon para partir en dirección a los Estados Unidos, a través de Guatemala y México. La nación hondureña tiene una de las tasas más altas de muertes violentas en el mundo: el país está afectado por la violencia de pandillas, las guerras de drogas y la corrupción.