2018 Iglesia Reportaje Sin categoría

El Padre Carlos Rubio: Consagrado para transmitir la misericordia de Dios

Soñó con ser un doctor, hoy ofrece la medicina del alma

 

Eddy Romero

www.suyapamedios.com

 

El sur de Francisco Morazán es conocido por la grave sequía que afecta a los pobladores, pero en cuanto a vocaciones se refiere ha sido uno de los lugares más caudalosos. Prueba de ello es el municipio de Curaren, del cual han salido por lo menos seis sacerdotes para la Iglesia. Uno de ellos, es el presbítero Carlos Romelio Rubio, que desde pequeño soñó ser médico, ahora es un cura de almas.

 

Vocación El Padre Rubio proviene de una familia numerosa, es el penúltimo de 11 hermanos. Formado desde pequeño en la fe, recuerda que todos los días antes de acostarse, “rezábamos en familia, mi papá ha sido legionario durante mucho tiempo, después Delegado de la Palabra” y desde pequeño el Ave María ha sido su oración predilecta y el camino para conocer a Jesús. “Rezar un misterio para mí era un gozo, allí se fue despertando este amor por Dios, la Virgen María me acercó mucho a Jesús a través del rezo del Santo Rosario”.

 

Servicio Él soñaba de pequeño ser médico, “Me gustaba la medicina, la cercanía con los enfermos y ayudar a las personas. Las enfermeras de mi comunidad me enseñaron a inyectar, algunas cosas básicas de botiquín familiar; Cuando iba a hacer mi bachillerato estaba la opción de optar una beca a Cuba”, pero el ejemplo del Padre Gustavo López, que visitaba su comunidad, pudo más, recuerda que dijo “yo quiero ser como el Padre”. Así fue surgiendo el deseo de consagrarse a Dios. “Esa misma necesidad de sacerdotes, de médicos, de personas de bien en la comunidad me cuestionó mucho, yo quiero ser alguien para servir, pero yo miraba la gran necesidad de sacerdotes, ver la necesidad pastoral de la gente me fue inquietando y el llamado que tenía me lo iba afirmando”.

 

Estudios Culminar sus estudios fue siempre una dura tarea, por el lugar y la situación que vivía. En la escuela, “caminaba hasta dos horas” para asistir a clases. Para el colegio, ya estando en el proceso de discernimiento vocacional, contó con la ayuda de Monseñor Héctor Enrique Santos, quien lo envió a estudiar en Choluteca, en el Instituto Santa María Goretti y formar parte del Seminario Menor de aquel lugar. Posteriormente, ingresó en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa. Recibió el diaconado el 3 de julio del 2005 y seis meses después, recibió el orden sacerdotal en Curaren, Francisco Morazán.

DATO PADRE RUBIO.jpg

Lugares El Padre Rubio fue asignado a su parroquia de origen, en Reitoca. Aquellas palabras que dijo de niño, de “yo quiero ser como el Padre” se cumplieron ese día. Allí estuvo tres años. Luego fue asignado por dos años al Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa como formador. Estuvo como vicario en la Catedral Metropolitana y actualmente es el párroco de San Martín de Porres, desde donde impulsa muchos proyectos de servicio a los más necesitados.

LA FRASE

“Es un anhelo servir al país para que las cosas sean mejor, luchar contra estos flagelos de la corrupción”

Carlos Rubio

Sacerdote

 

CIFRAS

30

DE DICIEMBRE de 2005 fue ordenado sacerdote en Curaren, Francisco Morazán por el Cardenal Rodríguez.

 

2013

AÑO en que es elegido representante del Arzobispado de Tegucigalpa ante el Consejo Nacional Anticorrupción.

DATOS

Voz profética

Es parte del Consejo Nacional Anticorrupción como representante de la Arquidiócesis. “Hemos logrado cambiar muchas cosas para darle otra imagen a este consejo para buscar el bien de este país. Es una etapa de servicio en donde no buscamos figurar” afirma el Padre que recuerda que es el contacto con las personas, el que le da el compromiso de tener una palabra para los fieles, ser la voz de los sin voz y transmitir un mensaje profético con sencillez y humildad ante una realizad de “políticas mal llevadas, que provocan injusticias en los más necesitados”.

Responsable de la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis

Le toca llevar el proceso de discernimiento vocacional de los candidatos al sacerdocio. “No es fácil, la juventud que tenemos tiene tantas cosas que lo pueden alejar de Dios, hay que luchar con muchas cosas del mundo, que es atractivo, que los llama, que algunos los seduce y otros que deciden seguir al Señor”