2018 Destacado Sin categoría

También resucitaremos transformados de las cenizas

La cremación acelera la descomposición de un cuerpo, lo que se haría a través de los años, sucede en cuestión de horas.

Epifanio López

http://www.suyapamedios.com

Cada dos de noviembre en las reuniones familiares y de amigos retornan los recuerdos de aquellas personas que se nos han adelantado. Ante esta realidad natural, la cremación de los difuntos es una opción moderna para el descanso eterno de los seres queridos. Durante mucho tiempo, se asumió que enterrar a los muertos era la única manera de la cual podíamos participar en la resurrección de los muertos, “pero el Espíritu Santo va inspirando el camino de la Iglesia y la teología avanza con el desarrollo de los tiempos”, dice el Padre José Antonio Chavarría, refiriéndose a la aceptación de la Iglesia Católica de la cremación como otra manera a considerar para el descanso eterno de quienes son llamados a la morada celestial.

Doctrina La Congregación para la Doctrina de la Fe, recuerda que en 1963 la Santa Sede declaró que la cremación no es contraria a “ninguna verdad natural o sobrenatural” y que esa acción no impide que aquellos que soliciten ser cremados obtengan los sacramentos. Este órgano colegiado cuya función, es custodiar la correcta doctrina católica en la Iglesia, sostiene que “la Iglesia no ve razones doctrinales para evitar esta práctica, ya que la cremación del cadáver “no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina de resucitar el cuerpo y por lo tanto no contiene la negación objetiva de la doctrina cristiana sobre la inmortalidad del alma y la resurrección del cuerpo”.

Pero de igual manera, la doctrina de la Iglesia “emana normas relativas a la conservación de las cenizas en el caso de la cremación”, sostiene el Padre Chavarría. Esto implica que las cenizas, de la persona cremada, “deben tratarse con el mismo respeto, devoción y piedad como si fuese un cuerpo”, por lo tanto es equivocado la dispersión de las cenizas al “aire, en el mar, en jardines, o la distribución de esta materia corpórea (en cenizas) entre los miembros de la familia o amistades” porque se trata de  una persona que tiene dignidad, enfatizó el Padre José Chavarría.

Cremación La cremación es un procedimiento ya autorizado por la ley hondureña en la cual “un cadáver se reduce a cenizas”, para reducirlos se introducen en unos hornos especiales a una temperatura que oscila entre los mil y mil 200 grados centígrados, explica a Suyapa Medios Julissa Villanueva, Directora del Departamento de Medicina Forense del Ministerio Público de Honduras.

dt.common.streams.StreamServer.cls

Para reducirlo a enteramente cenizas, se requieren de una a dos horas por mínimo, dependiente del horno, dice la doctora Villanueva. Es fundamental saber “que  ningún cuerpo se puede cremar si no tiene una causa de muerte, debe existir un certificado de autopsia ya se practicaba en un hospital, o por medicina forense o bien si es muerte por causa natural en casa, un médico debe dar la certificación”.

Indica esta profesional de medicina forense que hay dos tipos de cremaciones: voluntaria o sea de carácter testamentario, refrendada por un apoderado legal y la otra es de tipo obligatoria; ordenada por una autoridad judiciales o sanitarias. Esta aclara, se da en caso de epidemias sanitarias o bien para los cuerpos no reclamados en la morgue.

Frase

“En la muerte, el cuerpo cae en la corrupción, su alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse con su cuerpo glorificado”.

Catecismo de la Iglesia Católica

Numeral 997

 

Opinión

PADRE JOSE ANTONIO CHAVARRIA

José Antonio Chavarría

Sacerdote

Con la muerte cambiamos de tiempo y espacio, es decir la persona asume la forma de ese nuevo espacio temporal y por eso cuando Jesús resucita no lo reconocen pues la manera corpórea del Señor era distinta porque ya no tenía la materia (cuerpo) que entendemos en este mundo, sino que era según lo que hay después de la muerte, asumimos otra materia.

Opinión

JULISSA VILLANUEVA

Julissa Villanueva

Medicina Forense

Cuando hay sospecha en la muerte de una persona, alguna situación de confusión en la que pudo haber sido asesinada, o hay algún homicidio desde ese momento no es sujeto para cremar. Debe contar con el certificado médico legal, porque obviamente la gente puede utilizar la cremación como un procedimiento para ocultar la verdad.

 

Dato

Entierro tradicional

Se estimado que cada año mueren más de 50 millones de personas en todo el mundo. El entierro es la opción para la mayoría de las familias, para ello las funerarias tienen disponibles féretros entre 13 mil y 55 mil lempiras.