2018 Break En América Iglesia

Obispo Salvadoreño: hay que considerar la formación de sacerdotes viendo la figura y modelo de San Oscar Romero

Unificar criterios en aspectos de formación de los sacerdotes, “como figura y modelo” es la ayuda que viene a darnos la canonización de Monseñor Romero comentó Monseñor José Elías Rauda, Obispo de San Vicente en El Salvador. A consideración de este jerarca católico en Centro América “Hay que poner atención desde la formación de los sacerdotes, al verlo como figura, como modelo, como santo. Nos queda pues, conocer su aura, su vida, ese Romero como niño enfermo, sus estudios, su inteligencia, su formación inicial, su formación permanente, su espiritualidad, su vida interior, su profetismo y su coherencia de vida, así como su identidad y su espiritualidad como pastor fiel y mártir”.

A pocas de concluir la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispo, este padre sinodal salvadoreño expresó que Monseñor Romero fue “para nosotros un motivo de inspiración, y seguirá siendo motivo y auge de vocaciones que quieran servir al Señor como él lo hizo”. Así mismo, hizo alusión de otros que derramaron también su sangre en época de Romero. “Debemos recordarles y ante todo, ver que son un ejemplo para nosotros en la Iglesia salvadoreña”, como semillas de sangre de mártires, que son la semilla de nuevos cristianos, expuso.

A continuación cito al obispo Joaquín Ramos, que fue asesinado unos años después, del martirio de San Oscar Romero. “Podemos pensar en otros mártires como lo fue el padre Cosme Spessotto, italiano misionero franciscano, que tres meses después de la muerte de monseñor Romero se le quitó la vida”, acoto este padre sinodal centroamericano.

Y seguidamente confirmo que “El caso del padre Rutilio Grande, está ya en proceso de beatificación”. “Pensemos en los profesores sacerdotes jesuitas, asesinados en la Universidad Centroamericana (UCA), junto a la cocinera y su hija”, indicó Monseñor José Elías Rauda, Obispo de San Vicente en El Salvador.

III Monseñor José Elías Rauda, Obispo de San Vicente en El Salvador.
Monseñor José Elías Rauda con jóvenes salvadoreños en el aula Pablo VI del Vaticano

 

Respecto a las últimas sesiones sinodales, declaró que en el aula del sínodo se ha respirado un ambiente de fraternidad, y también de satisfacción por los frutos que ha dado al escuchar a los jóvenes, quienes necesitan ser los protagonistas. “No solo se trata de un trabajo para ellos, sino con ellos, acompañarles a las diferentes etapas de la vida”. Somos una Iglesia en comunión, eso es lo que el Vaticano nos recuerda, una Iglesia pueblo de Dios, donde todos tenemos un lugar, de acuerdo a los carismas que hemos recibido, concluyo.

Nota relacionada

Sínodo: Las comisiones trabajan en el documento final

A %d blogueros les gusta esto: