2018 En el Mundo Familia Homilia Iglesia

El Papa ofreció un práctico consejo para lograr la Paz en la familia

En la Misa que presidió esta mañana en la capilla de la Casa Santa Marta en el Vaticano, el Papa Francisco ofreció un práctico consejo para vencer al diablo y lograr la paz en todo el mundo, comenzando por las familias.

PapaFranciscoMisaSantaMarta.

 El Papa meditó en un pasaje de la Carta de San Pablo a los Efesios, en el que el Apóstol propone este consejo práctico: “‘soportarse en la vida en el amor’. Soportarse los unos a los otros. No es fácil porque siempre aparece el juicio, la condena, que lleva a la separación, a la distancia”.

Esto es necesario especialmente en la familia porque cuando la condena o la separación ocurre entre parientes “el diablo está feliz” porque esto es “el inicio de la guerra”.

Para vencer al demonio y lograr la paz es necesario entonces “soportarse” porque “todos damos motivos para el fastidio, la impaciencia, porque todos nosotros somos pecadores, todos tenemos nuestros defectos”.

Francisco dijo asimismo que para ser capaces de soportarse unos a otros, Jesús anima a “ponerse de acuerdo al inicio, hacer la paz al inicio: esta es la humildad, esta es la dulzura, esta es la magnanimidad. Se puede construir la paz en el mundo entero con estas pequeñas cosas, porque estas actitudes son las actitudes de Jesús: humilde, sencillo, perdona todo”.

“Para lograr la paz, la unidad entre nosotros, ‘humildad, dulzura – estamos acostumbrados a insultarnos, a gritarnos… dulzura y magnanimidad’. Deja perder pero abre el corazón. ¿Se puede hacer la paz en el mundo con estas tres cosas pequeñas? Sí, es el camino. ¿Se puede llegar a la unidad? Sí, ese es el camino: ‘unidad, dulzura y magnanimidad’”.

Hoy en día, lamentó el Pontífice, “estamos acostumbrados a respirar el aire de los conflictos” uno “detrás del otro”, a ver las guerras y a “no tener paz ni unidad”, algo que se agrava con “la carrera armamentista, la preparación para la guerra, la destrucción”.

Para concluir, Francisco destacó que “el mundo de hoy necesita paz, nosotros necesitamos paz. Comencemos en casa a practicar estas cosas sencillas: magnanimidad, dulzura, humildad. Sigamos adelante en este camino: de hacer siempre la unidad, consolidarla. Que el Señor nos ayude”.