1PageFlipFides 2018 Actualidad Break Choluteca Diócesis En América Iglesia

Diócesis de Choluteca exige un alto a la destrucción del medio ambiente

La Diócesis de Choluteca propone una conversión ecológica integral, ante la grave crisis ambiental que sufre la zona sur del país. Mediante un comunicado, dieron a conocer las conclusiones de la trigésimo tercer Asamblea Diocesana de Pastoral sobre el cuidado de la Casa Común. Indican que “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental”.

sequía-honduras-cholutecaEn esta misiva, hacen varios señalamientos en torno a la destrucción que sufre el medio ambiente en el país, solicitan “al Estado que no se criminalice a las personas que están involucradas en legítimas luchas sociales”.  se manifiestan en contra de la instalación de compañías de industrias extractivas, proponen “que se generen proyectos que promuevan la producción agrícola, sin uso de pesticidas que contaminan al medio ambiente, y proyectos industriales que respeten los derechos de las personas y de las comunidades. No estamos en contra del desarrollo sostenible. Estamos a favor de un desarrollo humano integral, que permite el paso de condiciones de vida menos humanas a condiciones de vida más humanas, para todos y cada uno de los seres humanos”.

DpAHv7_X0AIdh8FSe solidarizan con las hermanas diócesis que también sufren estos atentados al ambiente. “En la asamblea hemos hecho eco del comunicado de la Conferencia Episcopal de Honduras del 11 de octubre de este año, en el cual nuestros obispos señalan los conflictos ambientales que se están suscitando en toda Honduras por la explotación de los recursos naturales. Asimismo, nos hemos solidarizado con el pronunciamiento del 1 de septiembre de la Diócesis de Santa Rosa de Copán en relación al conflicto ambiental que afecta el municipio de La Unión. Igualmente hemos expresado nuestra solidaridad con el comunicado del 15 de septiembre de la Diócesis de Trujillo en relación al conflicto ambiental que afecta el municipio de Tocoa. Además, hemos tenido conocimiento de la labor inmensa que realiza Cáritas diocesana en cuanto al cuidado del medio ambiente”.

12262655

Lea a continuación el comunicado íntegro de la Diócesis de Choluteca:

  COMUNICADO DE LA DIÓCESIS DE CHOLUTECA

Reunidos el 16 y 17 de octubre de 2018 en el Centro “La Colmena” de Choluteca para la 33a. Asamblea Diocesana de Pastoral, nosotros, obispo, sacerdotes, religiosas y laicos al servicio de la diócesis de Choluteca, hemos acordado enviar este comunicado a la opinión pública nacional e internacional.

1- Nos hemos encontrado durante estos días como Iglesia particular para evaluar nuestro plan diocesano de pastoral, que contiene entre otros puntos el cuidado de la casa común, al que nos ha exhortado el Papa Francisco en su carta encíclica Laudato Si. Nos unimos así a toda la Iglesia de Honduras, que en este año 2018 tiene como eje de reflexión y de acción el cuidado de la creación, con el fin de que los cristianos y todas las personas de buena voluntad tomemos conciencia de la crisis ecológica que vive nuestro planeta tierra, y a partir de ello podamos cambiar nuestros malos hábitos que son los que la están destruyendo. El tema que hemos escogido para esta asamblea diocesana es: “Todos somos llamados a una conversión ecológica integral”. La conversión que nos pide el Papa es fundamental para que podamos rescatar de una mayor tragedia la casa en que vivimos.

2- También en la asamblea hemos hecho eco del comunicado de la Conferencia Episcopal de Honduras del 11 de octubre de este año, en el cual nuestros obispos señalan los conflictos ambientales que se están suscitando en toda Honduras por la explotación de los recursos naturales. Asimismo, nos hemos solidarizado con el pronunciamiento del 1 de septiembre de la Diócesis de Santa Rosa de Copán en relación al conflicto ambiental que afecta el municipio de La Unión. Igualmente hemos expresado nuestra solidaridad con el comunicado del 15 de septiembre de la Diócesis de Trujillo en relación al conflicto ambiental que afecta el municipio de Tocoa. Además, hemos tenido conocimiento de la labor inmensa que realiza Cáritas diocesana en cuanto al cuidado del medio ambiente.

3- Se nos ha dado a conocer la carta pastoral “Discípulos misioneros custodios de la casa común”, publicada en enero de este año por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Dicha carta recoge los testimonios de personas y comunidades que están siendo afectadas por industrias extractivas en toda Latinoamérica. Propone una reflexión sobre esa realidad a la luz de la Palabra de Dios, del Magisterio de la Iglesia y de expertos en la materia. Y señala los abusos en contra de la casa en que vivimos, que gobiernos nacionales, locales y empresas nacionales y transnacionales están cometiendo en muchos países de América Latina.

4- Constatamos a diario que el sufrimiento de la Madre tierra se manifiesta sobre todo en el sufrimiento de los pobres que son los más afectados por este tipo de industrias, en las que sólo se busca el beneficio personal o de grupos económicos que no respetan la dignidad de las personas, los derechos humanos y las leyes. Reafirmamos con el Papa Francisco: “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza” (Laudato Si, 139).

5- Esta realidad también la está viviendo nuestro pueblo hondureño, de manera particular en la zona sur. Nuestra Diócesis comprende los departamentos de Choluteca, Valle y dos municipios de El Paraíso. Somos una diócesis pequeña en extensión, pero bastante poblada. Estamos en el corredor seco; por tanto, la sequía nos afecta en gran manera, otras veces son las inundaciones. La cuestión de la cantidad y de la calidad del agua es vital para nuestras comunidades. La desforestación avanza año tras año. Son pocos los recursos que tenemos. Todo proyecto extractivo afecta de una u otra manera a las comunidades aledañas, por ejemplo, en El Tránsito, El Corpus y Ojo de Agua. Ya hay lugares destruidos y contaminados por este tipo de industrias, que poco o nada benefician a los habitantes de esta zona de Honduras, tan golpeada por el abandono de los gobiernos en el pasado y en el presente. Y lo único poco que le queda de agua, tierra y biodiversidad se lo quieren destruir.

6- En vez de industrias extractivas, nosotros proponemos que se generen proyectos que promuevan la producción agrícola, sin uso de pesticidas que contaminan al medio ambiente, y proyectos industriales que respeten los derechos de las personas y de las comunidades. No estamos en contra del desarrollo sostenible. Estamos a favor de un desarrollo humano integral, que permite el paso de condiciones de vida menos humanas a condiciones de vida más humanas, para todos y cada uno de los seres humanos (cf. Pablo VI, Encíclica Populorum Progressio, 20).

7- La pobreza y la falta de empleos que afectan la zona sur obliga a muchos conciudadanos a emigrar a otro país. Nosotros instamos al Estado y a la empresa privada a crear fuentes de trabajo que beneficien a la población, sobre la base de un modelo económico que privilegie la solidaridad, y no según el modelo económico actual que privilegia el afán desmedida por la riqueza por encima de la vida de las personas y los pueblos (cf. Comunicado de la Conferencia Episcopal de Honduras, 11 de octubre, No. 1). Pedimos al Estado que no se criminalice a las personas que están involucradas en legítimas luchas sociales. Solicitamos a los Estados y a las instituciones internacionales que quieren ayudar la zona sur, a que inviertan dinero en la creación de empleos que traigan beneficios a la población y que no dañen el medio ambiente.

8- Ante todo conflicto, nosotros abogamos por un diálogo social amplio, porque creemos que “la unidad es superior al conflicto” (Evangelii Nuntiandi, No. 228) y porque la única manera de crecer de manera armoniosa es el esfuerzo de todos y cada uno para la construcción del país. Confiamos los problemas ambientales de la zona sur a Nuestro Señor Jesucristo, y pedimos a la Inmaculada Concepción de María, a San Francisco de Asís y a San Oscar Arnulfo Romero que intercedan por nosotros.

Choluteca, 25 de octubre de 2018.

DIÓCESIS DE CHOLUTECA