1PageFlipFides 2018 Break Iglesia

¿Una mujer sacerdotisa en el Sínodo de los Obispos?

martina2_croppedLas fotos de una “mujer sacerdotisa”  en el Sínodo de los Obispos, han llamado la atención de muchos fieles que se preguntan “¿desde cuándo tenemos sacerdotisas en la Iglesia Católica?” Se trata de Martina Viktorie Kopecká,  que pertenece a la Iglesia husita checoslovaca y representa al Consejo Mundial de Iglesias en el Sínodo.

Forma parte de la “Lista de los delegados fraternos”, que incluye a miembros comunidades no católicas como representantes de la Federación Luterana Mundial, Comunión Mundial de las Iglesias Reformadas, entre otros.

No pertenece a la Iglesia Católica, sus sacramentos no son válidos, pero gracias a la difusión que se hacen en los medios de comunicación, la viralización de su presencia en el Sínodo puede provocar alguna confusión.

Sus publicaciones en redes sociales han hecho que se gane el título de “millenials”. Esta es la segunda vez que se encuentra con el Papa y según las publicaciones en su blog, le guarda una gran admiración. “Tenía la sensación de que el Papa Francisco es un representante de Jesucristo en la tierra, pero también es un hombre. El hombre” publicó.

afafasfEn su participación en el Sínodo, se le ve vestida con túnica negra y estola blanca, Kopecká tomó la palabra en la Asamblea Sinodal para enfatizar la importancia de las relaciones ecuménicas, que encuentran en Francisco un gran embajador. “Él es realmente inspirador para muchos jóvenes porque no es viejo”, dijo. Y añadió: “Es abierto, creativo y enérgico, pero también aporta sabiduría y experiencia”.

Los delegados fraternos que representan a otras iglesias cristianas pueden intervenir en el sínodo y participar en discusiones de grupos pequeños, pero no pueden votar. El Patriarca Ecuménico de Constantinopla tiene un delegado, al igual que organizaciones eclesiales como la Federación Luterana Mundial, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas y el Consejo Metodista Mundial.

sacerdotisa03La Reverenda Kopecká representa al Consejo Mundial de Iglesias, una comunidad de 350 iglesias miembros que “buscan la unidad, el testimonio común y el servicio cristiano”. Incluso a su corta edad, se le ha confiado una gran responsabilidad en el CMI. Ella es miembro de su comité central. y un comité ejecutivo de 20 miembros, y ella modera la comisión ECHOS sobre jóvenes en el movimiento ecuménico.

“Estar involucrado en el sínodo es un gran paso en la relación ecuménica entre el Vaticano y el Consejo Mundial de Iglesias. Es una puerta abierta y una nueva era, una nueva dimensión de compartir, de convertirse en una familia ” dijo.