2018 Break Educación Familia Iglesia Noticias

Convertir las Iglesias en albergues para los migrantes ordena el obispo de Querétaro

Las 117 parroquias de la diócesis de Querétaro serán habilitadas para servir de albergue para los migrantes provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala, según anunció ayer el obispo de la diócesis, Faustino Armendáriz Jiménez.

“Las puertas de la iglesia siempre están abiertas”, señaló el prelado, quien pidió a los fieles tratar a los migrantes (unos 5.000) “de la manera más digna de tal manera que en cada parroquia encuentren un espacio para descansar, un espacio para alimentarse, donde se les provea de agua y alguna otra necesidad”.

“Que no pierdan la esperanza, pero sobre todo que se sientan acogidos”, añadió el prelado. Su llamamiento se une a la nota emitida por la Conferencia Episcopal mexicana en la que, bajo el título ‘Los gritos del pobre’, admiten que “nos inquieta el grito estremecedor de nuestros hermanos de Honduras y de otros países centroamericanos que han emprendido una caravana en búsqueda de la supervivencia un éxodo de liberación”.

FOTO DE MIGRANTES HONDUREÑOS EN mEXICO
El Episcopado mexicano pide “escuchar su grito y reconocer sus necesidades.

“Es un grito inarticulado que todo lo expresa en el silencioso e inhumano desplazamiento”, constatan los obispos que, contemplan, “asombrados”, cómo “con esta caravana, como con los distintos gritos del pobre, surgen miembros de la sociedad tratando de sofocarlos al percibir esos gritos como amenaza para su confort e intereses propios”.

“Contemplamos con ojos de gratitud el que la Iglesia de Tapachula, San Cristóbal de Las Casas y ya otras Iglesias y comunidades religiosas, así como organismos gubernamentales y de la sociedad civil, han instrumentado acciones para favorecer humana y cristianamente a nuestros hermanos en la ruta de su desplazamiento”, señala el comunicado, que invita a los fieles a “escuchar los gritos del hermano significa para nosotros los cristianos compromiso y acción”.

“Nuestros hermanos en desplazamiento son los verdaderos pobres, a los que estamos llamados a dirigir nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades”, culmina la nota.