Actualidad Sin categoría

Ante el drama migratorio, la Pastoral de Movilidad Humana fortalece su cercanía

En medio de la difícil crisis migratoria imperante en Honduras, la iglesia Católica a través de la pastoral de Movilidad Humana realiza un servicio invaluable apoyando a quienes por la pobreza y la violencia son expulsados del país.

El secretario ejecutivo de la pastoral social Caritas de Honduras, el padre Gérman Cálix destaca que las hermanas escalabrinianas han creado durante más de dos décadas las condiciones de acogida para la enorme cantidad  de hondureños retornados al país y han posicionado el tema migratorio en diferentes esferas sociales.

La pastoral de Movilidad Humana también ha centrado su trabajo en la construcción de más de 80 casas de migrantes en Honduras, El Salvador, México y Guatemala,  el apoyo a las personas que retornan al país lisiadas tras emprender la ruta hacia los Estados Unidos y la organización de caravanas en la búsqueda de migrantes desaparecidos.

Estos esfuerzos, según el analista Víctor Hugo Álvarez, son el reflejo que la Iglesia nunca le ha dado la espalda a la realidad migratoria.

Uno de los grandes frutos de la Pastoral de Movilidad Humana es la Comisión Nacional de Apoyo a Migrantes Retornados con Discapacidad Física (CONAMIREDIS)  creada en 2009 que promueve y gestiona la generación o el incremento de los ingresos de las personas migrantes a través de emprendimientos y gestiona becas para los hijos de migrantes que cursan la educación primaria, informa Karen Núñez, coordinadora de CONAMIREDIS.

La pastoral de Movilidad Humana ha solicitado a los gobiernos de Estados Unidos y México, respeto a los derechos humanos de los migrantes que forman parte de la caravana  y que se garantice la seguridad integral de estas personas y que no se use de fuerza policial o militar para reprimir el movimiento.