1PageFlipFides 2018 Break En América En el Mundo Iglesia Voz del Papa

10 frases de San Juan Pablo II sobre la migración

Este día que celebramos a San Juan Pablo II, te recordamos 10 de sus frases sobre la migración, en el marco de la crisis migratoria que se vive en Honduras y los demás países centroamericanos.

migrantes-hondurenos-tratan-de-cruzar-por-la-frontera-entre-guatemala-y-mexico-8358

  1. “Como centinelas, los cristianos deben ante todo escuchar el grito de ayuda que lanzan tantos inmigrantes y refugiados, y luego deben promover, con un compromiso activo, perspectivas de esperanza, que anticipen el alba de una sociedad más abierta y solidaria”.

  1. “Nadie debe quedar insensible ante las condiciones en que se encuentran multitud de emigrantes. Se trata de personas que están a merced de los acontecimientos y que a menudo han vivido situaciones dramáticas. Se trata de niños, jóvenes, adultos y ancianos con rostros macilentos y ojos llenos de tristeza y soledad”.

  1. “Sólo un amor auténticamente evangélico será suficientemente fuerte para ayudar a las comunidades a pasar de la mera tolerancia en relación con los demás al respeto real de sus diferencias. Sólo la gracia redentora de Cristo puede hacernos vencer este desafío diario de transformar el egoísmo en generosidad, el temor en apertura y el rechazo en solidaridad”.

44569127_1483355555132360_625428838381256704_n

  1. “La catolicidad no se manifiesta solamente en la comunión fraterna de los bautizados, sino también en la hospitalidad brindada al extranjero, cualquiera que sea su pertenencia religiosa, en el rechazo de toda exclusión o discriminación racial, y en el reconocimiento de la dignidad personal de cada uno, con el consiguiente compromiso de promover sus derechos inalienables”.

  1. “La condición de irregularidad legal no permite menoscabar la dignidad del emigrante, el cual tiene derechos inalienables, que no pueden violarse ni desconocerse”.

  1. “En la Iglesia nadie es extranjero, y la Iglesia no es extranjera para ningún hombre y en ningún lugar. Como sacramento de unidad y, por tanto, como signo y fuerza de agregación de todo el género humano, la Iglesia es el lugar donde también los emigrantes ilegales son reconocidos y acogidos como hermanos”.

C0D95EF3-2A76-457E-82AD-F8D5D938AB8B-e1540049833184-960x500

  1. “Los migrantes no solo necesitan “cosas”: buscan, sobre todo, una comprensión fraterna y efectiva. Estar a su servicio requiere que nos sintonicemos con su ansiedad redentora natural y legítima, apoyando su aspiración a nuevas y mejores oportunidades para la vida”.

  1. “Entre todas las experiencias humanas, Dios eligió elegir la migración para indicar su proyecto de salvación humana. El camino parece el fondo más adecuado para salvar al hombre dentro de los límites de su precariedad y atraparlo en su tensión hacia la liberación final”.

  1. “El Estado debe proteger a la familia emigrante y buscar refugio en todos sus derechos fundamentales, evitando cualquier forma de discriminación en el ámbito del trabajo, la vivienda, la salud, la educación y la cultura”.

  1. “cada país debe poder asegurar a sus propios habitantes no sólo la libertad de expresión y de movimiento, sino también la posibilidad de colmar necesidades fundamentales, como el alimento, la salud, el trabajo, la vivienda, la educación, cuya frustración pone a mucha gente en condiciones de tener que emigrar a la fuerza”.

5bc9337c5ffba