Actualidad Salud Sin categoría

“ Con fe y paciencia el cáncer sí se puede vencer”

Hoy 19 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, y sólo en Honduras se diagnostican de dos a tres personas diarias con esta patología, y muchas de esos diagnósticos las pacientes no logran liberar esa gran batalla.

Pero de igual manera hay varias que se aferran a Dios y logran ese gran milagro y este es el caso de Leticia González, una hondureña sobreviviente de cáncer, ella en el año 2013 fue diagnosticada con ese temible resultado, pero hoy cuenta su historia, donde ella decidió sonreírle a la vida y salir adelante.

Testimonio

FID_2537.JPG“Eran las 8:30 de la mañana un 19 de abril del año 2013, y estaba sentada en una de las sillas de la clínica de oncología del Hospital San Felipe, era la primera de los paciente que atendía el doctor, mis manos me sudaban, mi corazón latía que parecía se me iba a salir, y ese diagnóstico llegó… tiene cáncer de mama”

“Esas palabras que tiene cáncer, nadie las quiere escuchar, no se lo deseo ni a mi peor enemigo, un momento bien difícil… recuerdo agache mi cabeza, y el doctor me dijó, ánimos usted podrá salir adelante”

 “Ese día mi única compañía era mi papá y una tía que por casualidad me la encontré, pero las palabras de mi padre aun mirándome que yo lloraba descontrolada, fueron “usted, es hija de Dios que le pasa, va salir de esa enfermedad.”

Milagro

“A los días después de pasar llorando y preguntándome porque a mí, recuerdo me invitan a la Iglesia una hermana catequista y fui y estaba expuesto el santísimo ahí me postré de rodillas y empecé a llorar y llorar de nuevo, no podía controlarme.

Al mucho rato de tanto pedirle a Dios que yo no quería morir porque tenía a mi hija que debía ver crecer,  las lágrimas desaparecieron y empecé a sentir paz, desde ese día mi vida cambió por completo ya el pensamiento que iba morir,  aun sabiendo que el diagnóstico de cáncer era fuerte ya sentía quedaba atrás, me llene de paciencia y más fe y aquí estoy feliz”.

Hoy Leticía ha entrado en 10 ocasiones al quirófano, y un 10 de mayo del mismo año que se le dió ese diagnóstico, no esperado por ninguna mujer, le fue retirada una de sus mamas, pero hoy a 5 años de ese resultado, ella le sonríe a la vida,  se acercó más a Dios, aunque perdió su trabajo a causa de su enfermedad, por solicitar tantos permisos para sus tratamiento,  pero sigue adelante y es un miembro más activo dentro la Iglesia.