1PageFlipFides 2018 Break En América Iglesia Testimonios de Fe Videos

Guatemala tendrá dos nuevos beatos

Sin título-1.jpgEl próximo 27 de octubre se declararán beatos a Venerables Siervos de Dios Fray Tulio Maruzzo ofm, sacerdote de la orden de los frailes menores y Luis Obdulio Arroyo Navarro, laico, miembro de la Tercera Orden franciscana, quienes fueron asesinados por odio a la fe en Quiriguá el 1º de Julio de 1981.

Presidirá la celebración el Cardenal Giovanni Angelo Becciu, Prefecto para la Congregación para la Causa de los Santos, en calidad de representante del Papa Francisco a las 10 de la mañana en el Vicariato Apostólico de Izabal.

 El Papa aprobó el 10 de octubre 2017 el decreto que reconoce el “martirio” del sacerdote italiano y del laico guatemalteco, asesinados en Quirigua el 1 de julio de 1981.

Mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala por la beatificación de los mártires de Izabal

¿Quiénes son los próximos beatos?

beatificacion_izabal_aficheEl 23 de Julio 1929 nacieron en la provincia de Vicenza, Italia, dos gemelos: Marcelo y Daniel. Los dos se ordenaron como sacerdotes franciscanos en 1953. Marcelo recibió el nombre de Fray Tulio y Daniel de Fray Lucio. Fray Lucio llego primero a Guatemala como misionero.

Fray Tulio llego el 16 de enero de 1960 y trabajó en las parroquias del Sagrado Corazón de Puerto Barrios; luego en la parroquia de Entre Ríos y más tarde, el 28 de febrero de 1968, Fray Tulio fue nombrado el primer párroco de la parroquia de San José en Morales.

Fray Tulio tenía buen carácter, no rechazaba a nadie y pasaba largas horas escuchando a los campesinos. Visitaba más de 50 aldeas y conocía a sus parroquianos por su nombre. Cuando la situación social y política de Guatemala se iba agravando a finales de los años 70, la violencia fue cobrando siempre más espacio en la vida social. En la región de Izabal se lleva a cabo una injusticia enorme relacionada con la tenencia de la tierra. En efecto, los campesinos, provenientes de diferentes partes de la república, ocupaban terrenos baldíos de la selva transformándolas en campos de cultivos.

Fray Tulio se propuso ayudar a los campesinos para que legalizaran las tierras que cultivaban. Mas esto no pasó inadvertido a los comisionados que querían quedarse con las tierras ya trabajadas; por lo cual comenzaron a amenazarlo, considerándolo un obstáculo que había que eliminar.

Siguieron después las calumnias que acusaban al Padre Tulio de colaborar con la guerrilla. En realidad, era un aprovecharse de la actividad pastoral del P. Tulio que era muy intensa, siempre en viaje por las aldeas para catequizar, confesar, celebrar la misa, bautizar, visitar enfermos, etc.

44146387_2439665279393212_4443540960776814592_n

Sus superiores, temiendo por su vida lo trasladaron a la Parroquia del Sagrado Corazón de Quiriguá, aunque para el Padre Tulio era muy difícil dejar el rebaño de Morales; pero obedeció. Era el 14 de mayo de 1980. Allí donde conoció al catequista y colaborador parroquial Luis Obdulio Arroyo Navarro, laico oriundo de Quiriguá de 30 años de edad.

Luis Obdulio era muy dedicado al trabajo en la parroquia, manejando el carro de los franciscanos y acompañándolos a las aldeas. Luis Obdulio vivió su cursillo de cristiandad el 1 de mayo de 1981. Siguieron las calumnias y amenazas en ese lugar. A pesar de las amenazas, Luis Obdulio nunca abandonó a Fray Tulio en sus visitas a las comunidades.

El 1 de julio de 1981, a las 22:30 de la noche al regreso de acompañar a algunos cursillistas a su casa, cerca de las Ruinas de Quiriguá, fueron emboscados y asesinados Fray Tulio Maruzzo junto con Luis Obdulio quien conducía el pickup. Hoy están enterrados en la Iglesia Sagrado Corazón de Quiriguá.