2018 Familia Iglesia Noticias

Tres días de celebraciones acompañaran la canonización de su obispo mártir en El Salvador

La arquidiócesis de San Salvador anunció el programa oficial de los actos programados entre los que destaca una imponente peregrinación, en la que participarán fieles de toda América, durante la noche del sábado 13, recorriendo los cuatro kilómetros que van desde la Plaza del Divino Salvador a la catedral donde se encuentran enterrados los restos del beato Romero.

El Salvador se detendrá durante tres días para honrar la memoria de su obispo mártir, mientras en Roma el Papa Francisco lo proclama santo el domingo 14 de octubre junto con Pablo VI, dos sacerdotes italianos y dos religiosas (una alemana y otra española). 

IMAGEN DE MONSEÑOR ROMERO

En la plaza Gerardo Barrios, junto a la catedral, el “pueblo de Romero” pasará en vigilia la noche entre el 13 y el 14 de octubre, para presenciar luego, en pantallas conectadas con Roma y ubicadas alrededor de toda la plaza, “la buena nueva de la canonización del santo”. 

Habrá testimonios, lecturas en la cripta de la catedral metropolitana donde se encuentra el mausoleo, un Festival de la juventud en la vecina Plaza Morazán y el acto central, la mencionada peregrinación. 

El padre Joaquín Álvarez, representante de las comisiones que están organizando todas las celebraciones de la canonización, explicó que cuando desde Roma, en el Salvador estén presenciando la ceremonia de canonización, y al momento en que el papa Francisco pronunciará el nombre de monseñor Romero, a partir de allí se preparó una gran fiesta, con fuegos pirotécnicos, grupos de danza, mil guitarristas que entonarán un canto para el nuevo santo y suelta de globos.                

A partir de ese momento y cuando finalice la ceremonia de canonización todos los presentes irán a la cripta de la catedral, para vivir un momento más íntimo con el obispo Romero.         
El 28 de octubre será la misa de agradecimiento a nivel nacional con los obispos salvadoreños y se invitó también a los obispos centroamericanos.       

Cabe señalar que tres días antes de la gran manifestación de fe, el 10 de octubre, la misma plaza Divino Salvador del Mundo será escenario del comienzo de otra marcha que terminará frente al Palacio de Justicia, precisamente para pedir justicia para Romero, una justicia terrena que después de casi 38 años del asesinato todavía no se ha hecho totalmente.       
MONSEÑOR36
“Realmente es una cosa vergonzosa que este magnicidio nunca se haya investigado” afirmó el cardenal Gregorio Rosa Chávez en estos días de preparación. “Recuerdo que el juez Amaya que llevaba el caso tuvo que huir a Venezuela. Cuentan que llamaron a su casa y le preguntaron a su hija adolescente ‘¿de qué color quieres el ataúd de tu padre?’. Porque ese era el estilo de amenazas, o te mandaban coronas de ciprés, para avisarte que ibas a ser el próximo”. 

El purpurado salvadoreño confirmó una vez más la intención de la Iglesia de su país de perdonar a los autores materiales e intelectuales del asesinato. “Nosotros lo hemos sostenido siempre, queremos perdonar, pero pedimos que se conozca la verdad y se haga justicia”.