Arquidiócesis

Abandonó la corriente del Che Guevara por seguir el llamado de Cristo

Mi presencia en Honduras fue edificante y hemos caminado con mucho sentido de comunión.

Rolan Soto. http://www.suyapamedios.com
Para atender a los jóvenes, fue una de las razones que motivaron la respuesta que dio siendo Joven Hugo Adolfo Lemus y quien ahora 20 años después de su presencia en Honduras confirma “yo dije que sería bueno ser sacerdote para poder atender a los jóvenes”.

Niñez El Padre Hugo Adolfo Lemus Fortoul, S.de J. Es originario de la ciudad de México, nació en una familia numerosa de nueve hijos, ocupo el quinto lugar, es hermano gemelo. Es una familia de religiosidad popular, comenta el padre Lemus, esta es promovida por su madre. “Mi padre no tenia en aquel entonces mucha vivencia religiosa, era muy respetuoso, pero no era muy practicante”, comenta.
“Desde pequeño nos metieron a catequesis, al mismo tiempo me matricularon en una escuela católica de los Hermanos Maristas, de profunda devoción a la virgen María, ellos ejercieron una influencia tremenda para lo que sería después mi decisión vocacional”, comentó.

Llamado Al terminar la primaria fue muy fuerte el choque porque mis papás ya no pudieron pagar la educación católica entonces ingresé a un colegio público. “Hubo una situación que a mí me marcó que fue darnos cuenta que solo había un párroco para una parroquia enorme y que no estaba con nosotros en el grupo juvenil, pero había dos estudiantes del Seminario de los Operarios Diocesanos que iban con nosotros”. Eso me ayudó mucho y yo dije que “sería bueno ser sacerdote para poder atender a los jóvenes” y cerca de los de los 21 años ingresó al seminario y el 29 de mayo de 1988, fue ordenado Presbítero por el Santo Padre Juan Pablo II.

Retorno Ahora 14 años de servicio pastoral en Olanchito retorna a su país México “Digo que no me voy, me llevan”, dice en broma este amigo de los hondureños “Mi deseo no era ser transferido porque hay algo que se llama calor humano que experimenté en Olanchito, Yoro quien sostiene que su partida es producto de la obediencia sacerdotal a sus superiores. Llega a Honduras en 1998 a la Parroquia Salvador del Mundo en la Arquidiócesis de Tegucigalpa, ahí estuvo 6 años. En el 2004 es enviado a la Parroquia San Jorge de Olanchito, “Siempre fue de mucha aceptación y no “quisimos hacer nada nuevo sino dar una continuidad y poco a poco fueron surgiendo nuevas propuestas de evangelización y acción pastoral”. Encontramos una Parroquia con un laicado muy consciente de su presencia y su misión de tal manera que fue edificante y esperanzador y hasta ahora que hemos caminado juntos con mucho sentido de comunión.

Adiós Un sacerdote amigo, carismático y generoso son algunas de las características que definen el perfil del Padre Hugo Lemus, que luego de 20 años de servicio a la Iglesia hondureña se traslada a México en ese anhelo de ir por el mundo anunciando el Evangelio.

Recorrido del Padre Hugo
Es originario de la ciudad de México. Fue ordenado presbítero por San Juan Pablo II, el 29 de mayo de 1988. Fue Superior fundador de la Casa de Formación Sacerdotal “Nuestra Señora de la Oliva” en España, formador del Seminario Miguel Agustín Pro, director del Colegio Fray Felipe de Jesús, en México, párroco de la Iglesia Salvador del Mundo en Tegucigalpa y San Jorge de Olanchito.

20 AÑOS sirvió en Honduras, de los cuales, primero estuvo seis años en la parroquia El Salvador del Mundo y luego, 14 años en la parroquia San Jorge de Olanchito, Yoro.

“Es un tremendo dolor el tener que separarme de esta gente que me ha dado tanto afecto y tanto cariño”
Hugo Lemus
Sacerdote