Arquidiócesis

Templos de expresión de fe

Estos templos de Tegucigalpa representan el paso de la Iglesia Católica por un pasado que forja el presente y que trasciende al mañana.

Epifanio López     http://www.suyapamedios.com
El refrán popular, “Ojo al Cristo”, son palabras que caen “anillo al dedo” en este aniversario de la capital, pues se convierte en una invitación a visitar cuatro templos que a escasos metros uno de otro: Templo la Catedral, Los Dolores, El templo de San Francisco y un poco más allá el Templo de La Inmaculada Concepción, en Comayagüela; son un testimonio respecto al trabajo misionero de la Iglesia Católica entre los indios laborios, negros y mestizos en el siglos XVI.

Edificaciones. El Templo San Francisco; fue edificado por una de las órdenes religiosas mendincantes que llegaron al país, Los Franciscanos, según el Padre Juan Ángel López Doctor en Historia de la Iglesia. Y está ligado, comenta el Padre López, a un convento, “De San Diego, hoy museo militar, debido a que cada orden religiosa necesitaba un templo para sus servicios religiosos y la atención de la feligresía.
Incluido en el casco histórico colonial en Tegucigalpa, el Templo de los Dolores, fue edificado con la participación de las clases menos privilegiadas de la época, según inscripción “Los pardos del Barrio Abajo edificaron este templo en 1732”.
En el caso de la iglesia Catedral, de carácter diocesano, en 1746 un incendio consume el templo dedicado a la villa de Tegucigalpa, es cuando el Obispo de Honduras Diego Rodríguez de Rivas y Velasco, en ese tiempo jerarca apostólico en la ciudad de Comayagua, ordena en 1756 la construcción de un nuevo templo en el mismo sitio, encargándole dicho objetivo al párroco José Simeón Zelaya Cepeda. Datos confirmados por el Padre Juan Ángel López.
La construcción de la Inmaculada Concepción comienza el 28 de noviembre de 1788 por iniciativa de vecinos y presbíteros de la Iglesia de San Miguel de Tegucigalpa. Según consideraciones de Joel Barahona, licenciada en Historia. Los trabajos concluyen ochos años después en 1796.

Taguzgalpa era un centro de misioneros desde aquí salían a distintos lugares de evangelización en el país.
P. Juan Ángel López
Historiador

Ermitas
Los referentes más visibles de la época colonial son los templos católicos que se construyeron en el siglo XVIII, antes eran, pequeñas ermitas para el encuentro de los asentamientos humanos de españoles en esta rica zona minera de la época.

Modificaciones
En Tegucigalpa de finales del siglo XVII y en el siglo XVIII, podemos mencionar aunque se aprecian con ciertas modificaciones, la actual Biblioteca Nacional, el presidio y el edificio de la Tipografía Nacional.