2018 Break En el Mundo Iglesia

Papa Francisco: rinde homenaje a las víctimas del régimen nazi en Lituania.

Se estima que alrededor de 55.000 víctimas judías fallecieron en el gueto, administrado por los nazis durante la II Guerra Mundial. Lituania fue primero invadida por la Unión Soviética y luego por la Alemania nazi. Concluida la guerra, el país quedó en manos de los soviéticos. Esta nación declaró finalmente su independencia el 11 de marzo de 1990.

PAPA FRANCISCO RINDE HOMANAJA A LAS VICTIMAS DEL GETHO IV
Varios lideres católicos fueron martirizados en este campo de concentración nazi en Lituania

En su visita al museo de la ocupación y de la lucha por la libertad, el Papa Francisco oro en diversos momentos por las víctimas como resultado del proyecto nazi de terminar con el pueblo Judío.

La visita pontificia este sitio de triste recuerdos concluyó con un momento de oración público.

 

ORACIÓN DEL SANTO PADRE

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mt 27,47).

Tu grito, Señor, no deja de resonar, y hace eco en estas paredes que recuerdan los padecimientos vividos por tantos hijos de este pueblo. Lituanos y provenientes de diferentes naciones han sufrido en su carne el afán prepotente de quienes pretendían controlarlo todo.

En tu grito, Señor, encuentra eco el grito del inocente que se une a tu voz y se eleva hacia el cielo. Es el Viernes Santo del dolor y de la amargura, de la desolación y de la impotencia, de la crueldad y del sinsentido que vivió este pueblo lituano ante la ambición desenfrenada que endurece y ciega el corazón.

En este lugar de la memoria, te imploramos Señor que tu grito nos mantenga despiertos. Que tu grito, Señor, nos libre de la enfermedad espiritual al que como pueblo estamos siempre tentados: olvidarnos de nuestros padres, de lo que se vivió y padeció.

Que en tu grito y en las vidas de nuestros mayores que tanto sufrieron encontremos la valentía para comprometernos decididamente con el presente y con el futuro; que aquel grito sea estímulo para no acomodarnos a las modas de turno, a los slogans simplificadores, y a todo intento de reducir y privar a cualquier persona de la dignidad con la que tú la has revestido.

Señor, que Lituania sea faro de esperanza. Sea tierra de la memoria operosa que renueve compromisos contra toda injusticia. Que promueva intentos creativos en la defensa de los derechos de todas las personas, especialmente de los más indefensos y vulnerables. Y que sea maestra en cómo reconciliar y armonizar la diversidad. Señor, no permitas que seamos sordos al grito de todos los que hoy siguen clamando al cielo.