Tema de la Semana

Honduras sigue vulnerable tras 20 años del huracán Mitch

En medio siglo, nuestro país ha sido golpeado por cinco fenómenos naturales que han provocado cuantiosas pérdidas económicas y humanas, según organismos de socorro nacionales.

Rafael Plata | http://www.suyapamedios.com
En el próximo mes de octubre, Honduras cumplirá dos décadas de haber sufrido uno de los tragos más amargos en cuanto a tragedias naturales. El huracán Mitch dejó aproximadamente 8 mil millones de lempiras en pérdidas financieras provocando también cerca de 6 mil personas fallecidas.
Muchas de las víctimas no identificadas fueron sepultadas en fosas comunes, lo que resultó en una gran incertidumbre acerca del balance final de muertos. Cerca del 20 por ciento de la población del país, posiblemente hasta 1,5 millones de personas, quedaron sin hogar. Las grandes pérdidas de los cultivos dejaron a muchos pueblos al borde de la hambruna, mientras que el escaso saneamiento produjo brotes de malaria, dengue y cólera.

Conciencia Uno de los aspectos más importantes, según los expertos, es que después del huracán “Mitch”, en Honduras se creó conciencia sobre la importancia de contar con sistemas de gestión de riesgos bien conformados, pero hace falta crear una política pública de Estado frente al manejo acertado de desastres naturales. El jefe del Sistema de Alerta Temprana (SAT) de Copeco, Juan José Reyes, precisó que “el Mitch dejó al descubierto que Honduras es un país extremadamente vulnerable, especialmente a deslizamientos, inundaciones y desbordamientos de ríos”.
“Las políticas que existían en aquel entonces no desarrollaban una verdadera cultura de gestión de riesgos, no había una institución legalmente conformada en esta área y no existían sistemas de alerta temprana para advertir de las crecidas de los ríos”, indicó.
Tampoco se habían conformado organismos internacionales como el Centro de Coordinación para la Ayuda Humanitaria Internacional (CCAHI), donde se concentran una serie de países que auxilian a las naciones que son azotadas de forma devastadora por un evento hidrometeorológico.

Avances Para el comisionado nacional de Copeco, Lisandro Rosales, si bien el país sigue sufriendo el trauma por los huracanes, se está trabajando en una verdadera gestión de riegos para evitar que fenómenos naturales destruyen la infraestructura de Honduras.
“Que nos haya azotado el huracán Mitch en 1998, en Honduras significó el arranque para hacer una verdadera gestión de riesgos, lastimosamente mucha gente murió y por los daños quedamos atrás de Centroamérica en cuanto a desarrollo, pero 18 años después mucho se ha hecho”, reconoció Rosales.
Entre los principales avances figura la Ley del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) y se logró el empoderamiento de las instituciones que la componen como las Fuerzas Armadas (FF AA), el Cuerpo de Bomberos, la Secretaría de Finanzas (Sefin) y todo el aparato institucional que trabaja en atender la problemática.

Prevención El comisionado presidencial para el Cambio Climático, Marlon Escoto precisó que la población debe aprender que la principal herramienta para no ser víctima de las consecuencias de un fenómeno natural es la prevención y por ello se debe educar e incluir una clase de gestión de riesgos en la curricular educativa.
Escoto, recordó que a pesar que no había tanto equipo en aquel entonces, cuando se anunció la llegada del huracán “Mitch”, los medios de comunicación hicieron cadenas de radio y televisión, también hubo entrevistas con el personal de Copeco.
Pero el desastre lo causó la cantidad de agua, porque a Honduras llegó como depresión tropical y se paseó por al menos cuatro días sobre todo el territorio, saturando los suelos, ya que los ríos se desbordaron y sobrepasaron puentes.

Mejoramiento La experta de la Unidad de Reducción de Riesgos a Desastres de Honduras, Ana Núñez, indicó que el huracán “Mitch”, tuvo diferentes escenarios de desastres en cuanto a inundaciones y deslizamientos en varias regiones del país y en base a ello se han tenido avances significativos en los sistemas de alerta temprana.
También, ha mejorado el seguimiento y pronóstico de los eventos atmosféricos y se creó el Centro de Estudio Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), con una serie de profesionales que se han formado en estas temáticas gracias al apoyo de organismos internacionales, destacó. Algo importante, indicó, es que debido a que Honduras está entre los países más vulnerables al cambio climático, se está recibiendo financiamiento de varios organismos internacionales para trabajar en sistemas de reducción de peligros a desastres causados por fenómenos naturales que ayudan a evitar que sean catastróficos los daños a las personas en zonas de riesgo.

Vulnerabilidad Por su parte, la representante de la Asociación Intermunicipal de Desarrollo y Vigilancia Social de Honduras, Miriam Sandoval lamentó que los gobiernos nunca han visto como prioridad el tema de la reducción de vulnerabilidad.
Señaló que los presupuestos asignados para reducir los impactos de los fenómenos naturales son raquíticos y no sobrepasan los 90 millones de lempiras para atender las demandas.
“Aquí hay inundaciones cada año y los gobiernos hacen poco o nada, pareciera que hay algo premeditado para aprovechar nuestras desgracias y pedir ayuda internacional”, manifestó.

“Honduras está expuesta a huracanes tales como Mitch, los fenómenos son impredecibles lo que implica mantenerse en una especie de alerta permanente”
Juan José Reyes
Jefe Alerta Temprana Copeco.

Pronóstico
Al menos un ciclón tropical podría afectar al país
Debido al fenómeno del Niño, que genera ausencia de lluvia, el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) informa que la temporada ciclónica culminará el próximo viernes 30 de noviembre, por lo que pronostican la formación de ocho ciclones tropicales y uno podría afectar el territorio nacional.

1 Huracán Alma
El Huracán Alma fue un fenómeno lluvioso que se presentó inusualmente en el mes de junio de la temporada de huracanes en el Atlántico de 1966. Fue un golpe fuerte en América Central y Estados Unidos continentales ya que no se miraba un huracán igual desde la temporada de 1825. Trajo consigo lluvias moderadas al sureste, y vientos que dañaron principalmente a Honduras y la Florida, Estados Unidos. En nuestro país, las inundaciones causadas por este huracán provocaron la muerte de 75 personas siendo el país con más pérdidas humanas ocasionadas por este fenómeno. Este ciclón inició el 4 de junio y concluyó el 13 de junio de 1966.

2 Huracán Edith
Edith era el huracán más fuerte para formar durante 1971 la temporada de huracanes de Atlántico. Se desarrolló de una onda tropical el 5 de septiembre y rápidamente se reforzó en un huracán en el Mar Caribe. Edith rápidamente se intensificó el 9 de septiembre e hizo la recalada en Cabo Gracias Dios como un huracán Categoría 5 por la Escala del Huracán de Saffir-Simpson. Rápidamente perdió la intensidad sobre Centroamérica y después brevemente entrar en el Golfo de Honduras cruzó la Península de Yucatán en México.

3 Tormenta Agatha
En Honduras, según el recuento de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), la tormenta dejó un saldo de 18 personas muertas, una desaparecida y más de 11 mil desplazados,29aparte de los daños materiales en carreteras, puentes, viviendas y plantaciones. Las pérdidas económicas ocasionadas por este fenómeno natural fueron más de 500 millones de lempiras. Este ciclón se generó en mayo de 2010 en el océano pacífico y también afectó Guatemala, El Salvador, Nicaragua, y México.

4 Huracán Fifí
Azotó la región norte de Honduras el 18 de septiembre de 1974, causando las pérdidas humanas de alrededor de 8000 a 9000 personas y daños directos como damnificados y destrozos en cosechas de la zona norte e infraestructura; se considera al huracán Fifí como uno de los más devastadores y con mayor fuerza destructiva en el siglo XX.

5 Huracán Mitch
El Fenómeno meteorológico se formó como una onda tropical en la zona nororiental del Mar Caribe. Cuatro días después azotó la región norte del territorio hondureño, provocando la muerte de alrededor de 6, 000 personas, mientras que dejó 100,000 damnificados y más de 8 mil millones de lempiras en pérdidas económicas.

“Los avances preventivos que se han gestado en la última década marcan una diferencia cualitativa para hacer frente a los efectos de los fenómenos naturales”.
Lisandro Rosales
Comisionado General de Copeco.

Se han formado ocho eventos ciclónicos
Según Cenaos en lo que va de la temporada ciclónica que comenzó el pasado 1 de julio se pronosticó la formación de 16 disturbios tropicales de los cuales, se crearon ocho y tres de ellos están activos: Florence, Helena e Isaac, pero ninguno de ellos representa peligro para el país.

Opinión
Urge inversión en la prevención
Francisco Argeñal, Jefe de Cenaos
Los huracanes son vientos muy fuertes que, según su intensidad, pueden provocar graves daños, alcanzando hasta los diez kilómetros de altura y cubriendo miles de kilómetros cuadrados, la fuerza destructora de los huracanes es enorme, y siempre vienen acompañados de fuertes lluvias que causan inundaciones y pérdida de vidas y propiedades. El país ha sufrido en los últimos 50 años más de 60 disturbios tropicales
Ante estos fenómenos tropicales, Honduras tiene avances significativos que conducen a ser un país menos vulnerable esto como resultado de los procesos de educación y construcción de obras de mitigación, desarrollados en los últimos ocho años.
Gracias a la cooperación externa y a través de instituciones del Estado, se construyeron importantes obras de mitigación que han ayudado a salvar vidas en distintas partes del país y en sectores claves del Distrito Central como el Berrinche, el Reparto, colonia Guillén y el Bambú.
A 20 años del huracán Mitch se han hecho acciones comenzando por la concienciación de la población, ahora se tienen menos personas afectadas y fallecidas, como país hemos hecho un importante trabajo en comunidades que se encuentran en riesgo.
Tenemos que mejorar en la capacitación de las personas y en materia de ordenamiento territorial para evitar generar más riesgo del que ya tenemos, preparamos a los niños y a las familias, pero cada quien puede hacer su plan de emergencia familiar
Según un informe de la cooperación japonesa realizado en el año 2000, Honduras necesita unos 3 mil millones de dólares para reducir su vulnerabilidad con la construcción de obras de mitigación y la creación de capacidades locales para que sepan actuar antes de una emergencia.