2018 Break En el Mundo Iglesia

El Papa Francisco visita el Santuario de La Madre de la Misericordia en Lituania.

“Cuando nos encerramos dentro de nosotros mismos por miedo a los demás, cuando construimos muros y barricadas, terminamos privándonos de la Buena Noticia de Jesús que conlleva la historia y la vida de los demás.”, expreso el Papa Francisco a cientos de católicos lituanos que llegaron hasta el Santuario de la Madre de Misericordia para Orar junto al pontífice a la Madre de Dios.

Nuestra Señora Puerta de la Aurora o Puerta Santa o Nuestra Señora de la Misericordia, es una de las imágenes más célebres de la Virgen en Europa Oriental.  Fue coronada canónicamente el 2 de julio de 1927 en la catedral de Vilna, para poder dar cabida a miles de espectadores. Las peregrinaciones son mayores de mayo a octubre, y el día de su fiesta, el 16 de noviembre.

Nuestra Señora de Ostra Brama o de la Puerta Santa (conocida hoy como de la Misericordia). Es venerada por millones de personas de Lituania, Bielorrusia, Rusia Blanca, Polonia y aun los polacos exiliados principalmente en Estados Unidos. La Virgen se encuentra en una pequeña capilla, sobre un arco que cruza la calle y que formaba parte de una antigua muralla de la ciudad de Vilna.

5 En madre de la misericordia
En oración frente a la Madre de la Misericordia en Lituania

Historia

Según la tradición, habría aparecido milagrosamente en aquella puerta de la ciudad el 14 de abril de 1431. Representa sólo el busto de la Virgen con las manos cruzadas sobre el pecho y la cabeza inclinada. Celebra su fiesta el 25 de marzo y el 16 de noviembre, y este día, todos los que pasan debajo del arco donde está situada, ya sean católicos, ortodoxos o judíos, se consideran obligados a saludarla, los hombres con el sombrero en la mano y las mujeres inclinando la frente.

Los carmelitas fueron autorizados para llevársela en 1654 y restauraron la imagen, revistiéndola de plata y la depositaron en una nueva capilla. A partir de ese momento, los cronistas mencionan varios relatos de milagros, en particular el de un niño muerto, caído de un balcón, y vuelto a su madre.

Cuando los moscovitas atacaron la ciudad en 1655, el fuego que devastó Vilna durante 17 días preservó la pintura de la Virgen que continuaba intacta. Varios incendios fueron apagados de manera asombrosa, sobre todo entre 1706 y 1715. En 1812, la capilla de la Puerta de la Aurora, indulgenciada por el Papa y llena de exvotos, fueron milagrosamente protegidas mientras todas las iglesias de Vilna se verían destruidas o dañadas. En 1820 había en la capilla de la Virgen 487 exvotos.

2 En madre de la misericordia
El pontifice en su mensaje a los asistentes al Santuario de la Madre de la Misericordia

Mensaje del Papa Francisco en el santuario Madre de la Misericordia en Lituania

Queridos hermanos y hermanas:

Estamos frente a la “Puerta de la Aurora”, lo que queda del muro protector de esta ciudad que servía para defenderse de cualquier peligro y provocación, y que en 1799 el ejército invasor destruyó en su totalidad, dejando solo esta puerta: ya entonces estaba allí la imagen de la “Virgen de la Misericordia”, la Santa Madre de Dios que siempre está dispuesta a socorrernos, a salir en nuestro auxilio.

Ya desde esos días, ella nos quería enseñar que se puede proteger sin atacar, que es posible cuidar sin la necesidad enfermiza de desconfiar de todos. Esta Madre, sin Niño, toda dorada, es la Madre de todos; ella ve en cada uno de los que vienen hasta aquí lo que tantas veces ni nosotros mismos alcanzamos a percibir: el rostro de su Hijo Jesús grabado en nuestro corazón.

Y porque la imagen de Jesucristo está puesta como un sello en todo corazón humano, todo hombre y toda mujer nos dan la posibilidad de encontrarnos con Dios. Cuando nos encerramos dentro de nosotros mismos por miedo a los demás, cuando construimos muros y barricadas, terminamos privándonos de la Buena Noticia de Jesús que conlleva la historia y la vida de los demás. Hemos construido demasiadas fortalezas en nuestro pasado, pero hoy sentimos la necesidad de mirarnos a la cara y reconocernos como hermanos, de caminar juntos descubriendo y experimentando con alegría y paz el valor de la fraternidad (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 87). Cada día visitan a la Madre de la Misericordia en este lugar multitud de personas venidas de muchos países: lituanos, polacos, bielorrusos y rusos; católicos y ortodoxos. Hoy lo permite la fluidez de las comunicaciones, la libertad de circulación entre nuestros países. Qué bueno sería que a esta facilidad para movernos de un lugar a otro se le sumara también la facilidad para establecer puntos de encuentro y solidaridad entre todos, para hacer circular los dones que gratuitamente hemos recibido, para salir de nosotros mismos y darnos a los demás, acogiendo a su vez la presencia y la diversidad de los otros como un regalo y una riqueza en nuestras vidas.

A veces pareciera que abrirnos al mundo nos lanza a espacios de competencia, donde “el hombre es lobo para el hombre” y solo hay lugar para el conflicto que nos divide, las tensiones que nos agotan, el odio y la enemistad que no nos llevan a ninguna parte (cf. Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 71-72).

La Madre de la Misericordia, como toda buena madre, busca reunir a la familia y nos dice al oído: “Busca a tu hermano”. Así nos abre la puerta a un nuevo amanecer, a una nueva aurora. Nos lleva hasta el umbral, como en la puerta del rico Epulón del Evangelio (cf. Lc 16,19-31). Hoy nos han esperado niños y familias con las llagas sangrando; no son las de Lázaro en la parábola, son las de Jesús; son reales, concretas y, desde su dolor y oscuridad, claman para que nosotros les acerquemos la sanadora luz de la caridad. Porque es la caridad la llave que nos abre la puerta del cielo.

Queridos hermanos: Que al cruzar este umbral experimentemos la fuerza que purifica nuestro modo de abordar a los demás, y la Madre nos permita mirar sus limitaciones y defectos con misericordia y humildad, sin creernos superiores a nadie (cf. Flp 2,3). Que al contemplar los misterios del rosario le pidamos ser una comunidad que sabe anunciar a Cristo Jesús, nuestra esperanza, a fin de construir una patria que sabe acoger a todos, que recibe de la Virgen Madre los dones del diálogo y la paciencia, de la cercanía y la acogida que ama, perdona y no condena (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 165); una patria que elige construir puentes y no muros, que prefiere la misericordia y no el juicio. Que María sea siempre la Puerta de la Aurora para toda esta bendita tierra.

Luego el Papa Francisco invito a orar con una decena del Rosario, contemplando el tercer misterio gozoso.