2018 Break En el Mundo Iglesia

Celebrar, Acompañar y Testimoniar recomienda el Papa Francisco a sacerdotes

Mirándolos fijamente, con un tono de voz firme y seguro de sus palabras, con una breve pausa para decirlo con cariño paternal y sobre todo como pastor de la iglesia universal encomendada por Cristo, el Papa Francisco hizo énfasis en tres aspectos básicos en la vida de los sacerdotes, “que pueden ayudar a nuestro ‘sí’ a Dios: Celebrar, Acompañar y Testimoniar.

Estos tres aspectos básicos del sacerdocio vinculantes también a las personas de vida consagrada, seminaristas y laicos de todas las comunidades cristianas fueron públicos en la Catedral de Palermo, con ocasión de la visita pastoral del Papa Francisco  a Sicilia, en el 25 aniversario del martirio del Padre Pino Puglisi, sacerdote italiano; asesinado por la mafia siciliana.

SFO5175
Un ícono del Padre Puglissi como obsequio al Papa Francisco

Celebrar.

También hoy, como en el centro de cada Misa, hemos pronunciado las palabras de la Institución: “Tomad y comed  todos  de él: este es mi cuerpo ofrecido en sacrificio por vosotros”. Estas palabras no deben permanecer en el altar, deben calarse en la vida: son nuestro programa de vida diaria. No solo debemos decirlas in persona Christi, debemos vivirlas en primera persona. Tomad y comed, éste es mi cuerpo ofrecido. Lo decimos  a los hermanos, junto con Jesús Las palabras de la Institución, describen entonces  nuestra identidad sacerdotal nos recuerdan que el sacerdote es hombre del don, del don de sí, todos los días, sin vacaciones y sin descanso. Porque la nuestra, queridos sacerdotes, no es una profesión sino una entrega; no es un trabajo, que también puede servir para hacer carrera, sino una misión.

Acompañar.

 Acompañar es la piedra angular de ser pastores hoy. Necesitamos ministros que encarnen la proximidad del Buen Pastor, de sacerdotes que sean íconos vivos de la proximidad. Debe enfatizarse esta palabra: “proximidad”, porque es lo que Dios ha hecho. Lo hizo primero con su pueblo. Sobre esto también los reprocha en el Deuteronomio – pensadlo – les dice: “Decidme, ¿habéis visto alguna vez un pueblo que tenga dioses tan cercanos a él como vosotros tenéis a vuestro Dios cerca de vosotros?”. Esta cercanía, esta proximidad de Dios en el Antiguo Testamento, se hizo carne, se hizo uno de nosotros en Jesucristo. Dios se hizo cercano aniquilándose, vaciándose, así dice Pablo. Proximidad, debemos retomar esta palabra. Pobres de bienes y de proclamaciones, ricos de relación y de comprensión.

Testimoniar.

Esto nos concierne a todos y, en particular, se aplica a la vida religiosa, que es en sí misma testimonio y profecía del Señor en el mundo. La gente busca esto en el sacerdote y en los consagrados, busca el testimonio. La gente no se escandaliza cuando ve que el sacerdote “resbala”,  es un pecador, se arrepiente y continúa … El escándalo de las personas es cuando ve sacerdotes mundanos, con el espíritu del mundo. El escándalo de la gente es cuando encuentra en el sacerdote un funcionario, no un pastor. Y esto grabadlo en vuestra mente y en vuestro corazón: ¡pastores sí, funcionarios no! La vida habla más que las palabras.

DSC8589-1
La visita pastoral a Sicilia fue de un día

Como parte del mensaje en su encuentro con el clero, seminaristas y de vida religiosa en Sicilia, el Papa Francisco también se dirigió directamente a las religiosas:” vuestra misión es grande, porque la Iglesia es una madre y su manera de acompañar siempre debe tener un rasgo materno. Vosotras religiosas, pensad que sois un ícono de la Iglesia, porque la Iglesia es mujer, esposa de Cristo, vosotras sois ícono de la Iglesia. Pensad  que sois un ícono de la Virgen, que es la madre de la Iglesia. Vuestra maternidad hace mucho bien, mucho”, acoto él pontífice.

Luego de casi una hora del encuentro, el Papa Francisco concluyó diciendo “Os deseo la alegría de celebrar, acompañar y testimoniar el gran don que Dios ha puesto en vuestros corazones. ¡Gracias y rezad por mí!.