Sin categoría

Revitalizar la caficultura

Editorial del Domingo 16 de Septiembre de 2018
Revitalizar la caficultura
Importante el café por el alto nivel de empleo que genera en el área rural, y ser el cultivo más extendido, pues se calcula que son 120.000 familias las que constituyen el gremio cafetalero, y todas ellas tienen derecho a solicitar financiamiento.

El café es uno de los principales productos de exportación de Honduras, la cosecha 2016-17 fue muy exitosa, con un total superior a 10 millones de sacos. Cantidad que bajó a 9.5 millones en las exportaciones de 2017-18 con el agravante, que además, hubo una disminución en el precio.
Siendo Honduras el mayor exportador de café de América Central y ostentando el quinto puesto en el ranking de mayores vendedores a nivel mundial, se requiere tener disponibles y asegurados los fondos de financiamiento necesarios, para que los productores sigan cosechando con alto rendimiento productivo, y el volumen que se exporte, sea cada vez más alto.
Para asegurar el financiamiento a los requerimientos de los caficultores; en el diálogo de los Miembros de la Mesa Técnica del Café, surgió la idea de crear dos fondos para que siempre estén disponibles los recursos suficientes, y así financiar las necesidades de los cultivos y las operaciones de exportación.
Una vez definidas las ideas, se envió la solicitud al Congreso Nacional donde, con la colaboración de todas las bancadas, se aprobaron dos decretos, destinados a autorizar los fondos que sirvan como un financiamiento oportuno a los caficultores.
El presidente Hernández con la mayor celeridad sancionó ambos decretos, los cuales ya están en toda su vigencia, de hecho, han comenzado las pláticas con varias instituciones financieras, las cuales deberán unirse para sindicar los recursos monetarios requeridos.
Así queda establecido el Fondo Especial de Garantía para el Sector Cafetero, con un monto especial de 300 millones de Lempiras, que serán proveídos por el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (BANHPROVI) .Este Fondo habilitará 2400 millones de Lempiras en garantías recíprocas (facilidad de acceso al crédito para pequeños y medianos productores, por medio del Gobierno como aval ante los Bancos y Cooperativas). El otro decreto autoriza al Instituto Hondureño del Café (Ihcafe) para que gestione y contrate con la banca nacional o internacional, un gran financiamiento, de hasta un total de 1900 millones de Lempiras, con el propósito de atender los préstamos que requieran los caficultores.
Cada productor tiene derecho a que se le presten 200 Lempiras, por cada quintal que haya cosechado en 2016-17; dinero que según indica el decreto legislativo, está libre de ser embargado y solo puede utilizarse para el mantenimiento de la plantación y para el mejoramiento en rendimiento y calidad del grano.
El productor, para ser sujeto de crédito necesita haber registrado su cosecha anterior en el Ihcafé. Cumplido este requisito tendrá un plazo de 8 a 12 años para cancelar su préstamo, por medio de una retención de US$ 1,50 (Lps 36) por cada quintal exportado, En caso que su retención sea superior a su deuda, la diferencia le será devuelta con el reconocimiento de intereses. El Gobierno de la República y el Congreso Nacional, por medio de ambos Decretos han revitalizado la actividad cafetalera, que tanta importancia reviste para la economía de la nación. Importante el café por el alto nivel de empleo que genera en el área rural, y ser el cultivo más extendido, pues se calcula que son 120.000 familias las que constituyen el gremio cafetalero, y todas ellas tienen derecho a solicitar financiamiento. Con los dos decretos emitidos se ha buscado fortalecer la caficultura, para seguir creciendo en volumen de exportaciones y en el perfeccionamiento de la calidad, de manera, que el prestigio que tiene el café hondureño en el mercado mundial, haga posible elevar el volumen de quintales exportables, y compensar variaciones de precio. Ya el Señor Jesús advirtió: ”No echen vino nuevo en vasijas viejas pues se revientan . . . para vino nuevo, solo usen vasijas nuevas”.