1PageFlipFides 2018 Break En el Mundo Iglesia Redes Sociales

Un convento sobre rieles te lleva a la “estación de alma”

 

Una comunidad de franciscanos renovados de la Arquidiócesis de Nápoles vive “sobre rieles” al tener su convento en cinco vagones de un tren que data de los años 40 del siglo pasado. Esta comunidad religiosa, vive en este lugar en la localidad de Scampia, Nápoles, desde 1976, Allí subsisten de todo lo que otros han descartado, las frutas y verduras que no se venden en los mercados cercanos, la donación de alimentos que pronto van a caducar. A este lugar se le conoce como “La estación del alma”.

web2-father-damiano-train-franciscan-friars-mario-laporta-kontro-lab-06

Cada vagón tiene una función específica. Uno funciona como capilla, otros como celdas, tienen un confesionario para atender a los fieles, así como talleres y salas para recibir visitas. También tienen un jardín y un pequeño huerto.

Esta comunidad consta de ocho frailes menores renovados. Viven en completa pobreza y su misión es orar y atender a los pobres. La zona en dónde viven es una de las más peligrosas y difíciles de Nápoles. Allí realizan su misión pastoral que tiene mucho fruto debido a la cercanía mostrada con el pueblo. En una entrevista realizada por un periódico italiano, Fray Carlo, superior del convento indicó que “el tren representa el camino itinerante, pero también la simplicidad y la precariedad”. Estos vagones “fueron donados por la Ferroviaria Estatal, que los colocó con unas grúas en este terreno que nos regaló un campesino”. Dijo el religioso.

web2-father-damiano-train-franciscan-friars-mario-laporta-kontro-lab-07“Nosotros no elegimos vivir en los vagones, ni fue algo programado. Cuando llegamos aquí esperábamos unos contenedores y mientras aguardábamos, acondicionamos estos vagones abandonados que datan de la década de 1940. Era una situación provisional, pero se volvió nuestro estilo de vida”, dijo otro de los frailes.

Como parte de su apostolado, los Frailes Menores Renovados colaboran con una parroquia de la zona donde celebran misas, visitan hospitales, cárceles y casas.

web2-father-damiano-train-franciscan-friars-mario-laporta-kontro-lab-05“Aquí siempre viene gente, vienen y toman lo que les sirve. También algunos de nuestros frailes salen a caminar por el barrio y conocen la realidad de la gente que viene aquí. Nosotros tratamos de darles consuelo y hablar con ellos. Especialmente buscamos escucharlos y hacer que ellos vean la vida con ojos más cristianos”, expresó el superior de la comunidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.