Entre Café...

Kenny Castillo, un garífuna con 20 años de trayectoria periodística

“Mi gran satisfacción en la vida es poner en alto mi etnia”
“Gracias a la rebeldía del triunfo soy lo que soy, me ha costado muchas discriminaciones pero nadie me quita mi alegría”.

Delfina Janeth Lagos | http://www.suyapamedios.com
Honduras cuenta con ocho etnias y una de ellas es la Garífuna que suma una población aproximada de 300 mil habitantes. Esta población es conocida como los caribes o negros o los garinagu, y dentro de ese total de habitantes se encuentra un hombre que defiende y lucha por poner en alto su cultura, sus tradiciones tanto en tierras hondureñas como fuera de las fronteras: es Kenny Castillo, un hombre entregado al periodismo hondureño.

¿Cuéntenos un poco de su infancia en su natal tierra?
Soy un nativo hijo de la comunidad de Corozal, un pueblo que se encuentra en la costa norte de Honduras, ubicado cerca de la ciudad de La Ceiba. Ahí crecí a la orilla de una playa, corría, mi infancia fue muy agradable no tengo malos recuerdos. En mi comunidad todos somos hijos de todos, aunque no seamos familia, los Garífunas somos hermanos.

¿Su relación con sus padres y hermanos como ha sido?
Mis padres me enseñaron ese amor por mi pueblo, siempre me he llevado muy bien con ellos, y su apoyo ha sido “crucial” para mi vida, somos 13 hermanos.

¿Por qué decide venir a Tegucigalpa?
Estudie mi primaria en mi comunidad, luego me traslado a un Centro Educativo en La Ceiba y al terminar, mi meta seguirme superando, mis dos aspiraciones, ser futbolista y periodista. Y me vengo a la capital como jugador del Club Motagua, “como todo negro pienso soy bueno” pero el técnico en ese momento Ramón Maradiaga fue “tajante” y me dijo, “lo siento usted no da función no califica”.

¿Deja el fútbol por el periodismo, como fue ese pasó?
Yo siempre he sido bien optimista, aunque me traten mal o me discriminen no me venzo. Cuando a mí me sacan del Club Motagua, ese mismo día mí cabeza empezó a analizar y empiezo a pensar en mi segunda meta, ser periodista.

¿Le fue difícil adaptarse a Tegucigalpa y aceptar que su primera meta no dio el ancho?
A mí me sacan del fútbol, porque no me adapté a nada, llegaba sin comer, muchas veces pasado de la hora por andar buscando algo de alimento, sin dinero muy difícil y me costó adaptarme a la gran ciudad, la gente es diferente y llego a la universidad y también me hicieron la vida de cuadritos, pero jamás me detuve “soy un negro Garífuna y orgulloso de mi etnia y triunfé logré mi título de periodista”

¿Qué significa ser representante de la etnia Garífuna afuera de Honduras?
Es lo máximo he tenido el honor de representar mi país en varias partes del mundo, no es fácil pero donde sea que llego, mi presentación es “soy periodista hondureño, nativo de una comunidad conocida como Corozal, donde vive la mayor parte de la población negra de Honduras” ese es mi saludo, mi cultura, mis raíces las traro de sacar en alto cueste lo que cueste.

¿Qué le falta a los hondureños para amar a su tierra?
Primero amar a Dios y seguido creer en uno mismo y ser humilde y nunca olvidar que todos somos iguales. Hoy al hondureño le falta ser más positivo para que sea un país feliz, aquí hay mucho rencor, egoísmo, pero esto se puede saltar y salir adelante. Es un país bello lleno de riqueza de mucha cultura y el periodista juega un gran papel para dar a conocer esas riquezas.

¿Cuál es su mayor agradecimiento a Dios?
Como no agradecerle a Dios si tengo paz, salud, familia, amigos, pero sobre todo lo que más le agradezco a Dios es poder ser parte cada año de la Misa Garífuna que se le hace en torno celebración a la Virgen de Suyapa. La comunidad viene a rendir honores a la Virgen y saber que yo represento a mi comunidad como periodista garífuna, esa es una gran alegría que no la cambio por nada.

Conozca a Kenny Castillo
Cuenta con su página en internet kennycastillo.com ahí da a conocer su cultura, tradición, logros de la comunidad garífuna. Es padre de familia, fiel luchador y defensor de la población negra en Honduras cuenta con una trayectoria de 20 años como periodista.