2018 Break Sin categoría

7 curiosidades de Santa Teresa de Calcuta.

Cercanos a celebrar la fiesta de la Madre Teresa de Calcuta, merece la pena mencionar que su vida estuvo llena de momentos que todos conocieron por su labor incansable en favor de los pobres, pero hay detalles que han pasado desapercibidos por muchos. La religiosa albanesa, se preocupo como pocos por las personas desprotegidas, los pobres y los enfermos terminales, servicio que le llevó a ganar un nobel de la paz y a ser reconocida a nivel mundial en obras de caridad.

MADRE TERESA 4

En FIDES Digital, te compartimos siete curiosidades de esta santa, que marcó la vida de los que tuvieron la gracia de conocerle y de los que siguen su legado:

  1. Nombre verdadero: se llamaba Agnes Gonxha Bojaxhiu, nació en Skopje, la actual Macedonia, el día 26 de agosto de 1910. Cambió de nombre a los 18 años, escogiendo el nombre de Teresa por Santa Teresa de Lisieux, patrona de las misiones y doctora de la Iglesia.
  2. La India: el primer país en el que ayudó fue la India. Su ayuda en la colonia inglesa, junto con la buena relación con el periodista Malcolm Muggeridge, hicieron que su nombre cruzara fronteras. Todo esto la llevó a ganar el premio Nobel en 1979, convirtiéndose en una de las personas referentes de la época. En la India ayudó a la clase social más baja, algo que nadie había hecho.
  3. De familia dinerada: sus padres tenían un poder adquisitivo alto comparado con el resto. Esto la ayudó a tener una formación adecuada, aprendiendo sobre cultura y educación. La familia acogía a personas huérfanos, así que Teresa se empezó a familiarizar desde joven con la ayuda a los necesitados.
  4. Tuvo dudas: en 2007 aparecieron unas cartas privadas donde Teresa de Calcuta escribía sobre su lado más personal. “El silencio y el vació es tan grande, que busco y no encuentro, la lengua se mueve pero no habla”, escribía sobre sus oraciones. La iglesia ha considerado que este hecho hace todavía más loable la labor que realizó, pues la hizo en ausencia del sentido divino.
  5. Su Diplomacia: aprovechó su creciente reconocimiento al cultivar una buena relación con los líderes mundiales de las Naciones Unidas y donadores para pavimentar el camino de los Misioneros. Cuatro décadas después de su inicio en solitario en la India, su orden se encontraba en más de 100 países, lo que la hacía una de las fundaciones más grandes de la Iglesia. “Si hay pobres en la luna, también iremos ahí”, era una de sus bromas recurrentes.
  6. Vida de oración: comenzaba su día con la Eucaristía y salía de casa con el rosario en la mano para servir al Señor en los más pobres. Acudía a la confesión una vez a la semana. Un 7 de octubre de 1950, fiesta de Nuestra Señora del Rosario, se estableció oficialmente la nueva congregación de las Misioneras de la Caridad.
  7. Preparación: mediante locuciones y visiones, Jesús le fue mostrando la nueva misión a la que la llamaba. “Ven y sé mi luz”, le suplicó el Señor. Cristo le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos. La Madre Teresa dejó el convento de las Hermanas de Loreto y vestida con el sari blanco orlado de azul se introdujo en el mundo de los más necesitados. Recibió un curso de medicina con las Hermanas Médicas Misioneras y encontró alojamiento temporal con las Hermanitas de los Pobres.

MADRE TERESA 3