Arquidiócesis Sin categoría

La Doctrina Social una respuesta a los problemas globales de hoy

El hombre de hoy iluminado por la Doctrina Social Católica puede interpretar la realidad y buscar caminos apropiados para la acción que conlleve al bien común.

Víctor Hugo álvarez
http://www.suyapamedios.com
Hay algo humano que no pueda ser cristiano? Esa pregunta ha trascendido los tiempos y responderla en cada circunstancia ha inspirado a los papas, especialmente desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días donde vivimos en una sociedad inmersa en desigualdades económicas, políticas y sociales, pese a la globalización, y la polarización marca el actuar de los pueblos.
Las respuestas dadas en cada circunstancia han permitido consolidar un pensamiento cristiano que se conoce como la Doctrina Social de la Iglesia, que no es ideológico, sino que trata de dar respuestas a la humanidad en la búsqueda del bien común, la paz, la justicia y la solidaridad, especialmente a favor de quienes sufren las grandes desigualdades, que es la mayoría de la población del planeta. De acuerdo al numeral 81 del Compendio de la Doctrina Social, la función de la misma es anunciar una visión global del hombre y de la humanidad, pero, asimismo, denunciar el pecado de la injustica y la violencia que de distintas maneras vive la sociedad actual. Su objetivo principal es buscar el desarrollo humano integral, “de todo el hombre y de todos los hombres” como lo señaló Pablo VI, en la encíclica Populorum Progressio, y lo reafirmó Benedicto XVI, en Caritas in Veritate. En ese sentido: “al anunciar el Evangelio a la sociedad en su ordenamiento político, económico, jurídico y cultural, la Iglesia quiere actualizar en el curso de la historia, el mensaje de Jesucristo.
Entonces surge otra pregunta: ¿Qué es el bien común? Y el Compendio de Doctrina Social lo define en el numeral 164 como “el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección. Es indivisible porque sólo juntos es posible alcanzarlo, acrecentarlo y custodiarlo”.

El diálogo Uno de los grandes valores de la Doctrina Social es el diálogo como instrumento básico para alcanzar grandes avances en la sociedad. Hoy Honduras está inmersa en una fuerte polarización y desconfianza más una crisis institucional sin precedentes como resultado de la las últimas elecciones y una candidatura considerada ilegal. Ante ello la Conferencia Episcopal ha motivado un diálogo político que busca resolver las enormes diferencias postelectorales y una vez resueltas se comience a buscar un auténtico plan de país que transforme las estructuras y de satisfacción a las necesidades coyunturales y satisfaga las grandes necesidades de la población.

1 Antecedentes
La expresión “Doctrina Social” se remonta a Pío XI quien designa el cuerpo doctrinal referente a la sociedad desarrollado a partir de la encíclica Rerum novarum (1891), de León XIII.

2 Para recordar
En 2004, se publicó el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, organizado por el Consejo Pontificio Justicia y Paz para fortalecer los esfuerzos sociales hacia el bien común.

3 Los principios
Dignidad de la persona humana, derechos humanos, bien común, la vida social, el desarrollo, la justicia, la familia, el trabajo, la economía, la política, la comunidad internacional, el medio ambiente la justicia y la paz.

Padre GermanOPINIÓN
German Cálix
Secretario Ejecutivo de la Pastoral Social en Honduras
• “La finalidad de la Doctrina Social es transformar la realidad social con la fuerza del evangelio y sus valores de amor, justicia, paz. El hombre de hoy iluminado por la doctrina puede interpretar la realidad y buscar caminos apropiados para la acción y así poder responden a las exigencias de nuestro tiempo.
Está lejos de ser una corriente filosófica, aun así; trata temas como: dignidad del trabajador, de los niños, relaciones trabajo y capital, propiedad privada, tenencia de la tierra, sindicatos, derechos de los trabajadores, economía, empresas, cooperativas, libre mercado, trabajo por la paz, familia, democracia, derecho a la resistencia, ecología y diálogo.