Entre Café... Sin categoría

Joana Da Silva, nueva encargada del Centro de Atención al Migrante

“Los migrantes son las personas que fortalecen mi vocación”
Su consagración como religiosa la vivió de lo más lindo a los pies de la Virgen de Aparecida en la Basílica más visitada en Brasil.

Manuel de Jesús Cerrato| http://www.suyapamedios.com
La Hermana Joana es la menor de cuatro hermanos una familia pequeña, donde tuvo la oportunidad de vivir una niñez y adolescencia tranquila en una pequeña comunidad rural, cada domingo acudían a la Eucaristía y esto fortalecía su vida espiritual. En su hogar se rezaba el rosario antes de ir a dormir y cataloga a sus padres como un modelo en la familia que le ayudó para cultivar su vocación.

¿Cómo surge su vocación?
A los 16 años yo tuve una inquietud muy grande de querer ser religiosa yo les dije a mis padres yo quiero ser religiosa, entonces comencé a ser catequista en la Iglesia era de zona rural, el sacerdote se llamaba Francisco fue quien fortaleció mi vocación, el habló con mis padres yo tenía miedo que ellos dijeran no vaya, era la hija menor los hermanos ya se habían casado y yo decía yo voy a salir de la casa mis papás se van a quedar solitos y si no me dejan salir yo con miedo que dijeran que no fuera.

¿Hubo oposición de sus padres para su llamado vocacional?
De ninguna manera ellos me dijeron piensa bien, porque así como sus hermanos pudieron escoger con quien casarse y poder vivir usted también tiene derecho de escoger la vocación que u quiera creo que la palabra vocación no la entendieron escoja el camino que usted quiera, y yo dije que bueno.

¿Qué recuerda de su mamá?
Fue la mujer más linda del mundo, murió en mis brazos, 20 minutos antes de morir rezó el rosario, cuando terminó el rosario, puso su cabecita para un lado del sofá y allí murió, era una mujer que a las cinco de la mañana se despertaba y prendía una candelita en el dormitorio y rezaba, yo creo que ese día la virgencita se llevó a mi mamá al cielo en plenitud.

¿Cómo fue el proceso de su formación?
Por medio de la hermana María de la congregación ella hizo los contactos, un día dos misioneras llegaron a mi casa, de la ciudad de Paraná eran las hermanas Marcia Farias y Asunta Dionisia les tengo mucho cariño por ellas soy Escalabriniana.

¿Qué le gusto de la Congregación?
Más que todo el carisma que es muy actual en nuestra Congregación, trabajar con los migrantes acogerlos y esa fue la conexión que me hicieron estas dos hermanas, fue el puente que hicieron con el llamado del Señor Jesús, para ayudar a las personas que tanto necesitan de nuestro carisma.

¿Dónde fue el primer lugar que salió a Misión?
En Brasilia donde estuve 5 años fui a una ciudad que se llama Paraná al norte de Brasil Estado de Minas Gerais de allí salí para una misión a la frontera de tres estados Matogroso, San Pablo y Paraná que es una ciudad envuelta por ríos grandes donde la gente vive de la pesca allí estuve viviendo dos años en el 2002 fui enviada a una misión al Ecuador donde viví 11 años trabajando con los refugiados colombianos.

¿Quiénes son los migrantes para usted?
Para mí son personas que fortalecen mi vocación en mi vida para la escogencia que yo he hecho que sin los migrantes mi vida no tendría tanta importancia, las autoridades deberían de ver la migración, como personas que si tienen una fortaleza muy grande que tienen habilidades y que tienen que aprovechar esta habilidad y fortaleza que tienen los migrantes.

¿Cómo vive el día a día en su trabajo misionero?
Nuestro alimento es la oración y la búsqueda de Jesús en la Eucaristía el rezo del rosario y el libro de las Horas para la mañana y la noche.

La Iglesia está herida en estos momentos, ¿Qué tenemos que hacer los católicos?
Es la Iglesia constituida por Jesús y que dá las llaves a Pedro que es la figura del Papa hoy nuestra Iglesia está bastante herida, pero nosotros tenemos que pensar que la Iglesia es hecha de santos y pecadores el Papa Francisco es una persona santa, los santos que quedaron, pero a veces miramos una cosita que se ha hecho en la Iglesia y todo lo juzgamos no miramos lo grande que hace la iglesia, porque la Iglesia es Jesús Vivo en la Eucaristía.

Conozca a la Hermana Joana Da Silva
Nació en Brasil un Domingo de Ramos de 1958 es la última de cuatro hermanos desde niña y adolescente sintió el llamado vocacional, se define como una persona tranquila y amistosa le gustan los desafíos y su carisma es trabajar y acoger a los migrantes.

A %d blogueros les gusta esto: