Actualidad Sin categoría

Honduras podría sufrir repercusiones por cancelación de la Cicig

Como un balde de agua fría, califican analistas, la decisión del presidente de Guatemala, Jimmy Morales sobre no continuar con la Comisión Internacional Contra la Impunidad, una situación que podría ser emulada por las élites corruptas en el país que buscarían tumbar a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras.

Dentro de un año la Cicig dejará de funcionar en Guatemala tras casi una década de existencia en la que desmontó una serie de redes de corrupción, entre ellas, la liderada por el expresidente Otto Pérez quien guarda prisión, es por ello que la Maccih debe ser protegida para que ningún político perverso apele a la soberanía nacional para boicotear el proceso de depuración social que vive el país, afirma el analista, Víctor Hugo Álvarez.

Para el Padre Gérman Calix, Secretario General de la Pastoral Social Caritas, la Maccih ha sobrevivido a un sin número de golpes bajos hechos desde la estructura del poder político tras las investigaciones sobre los casos de la caja chica de la dama, la red de diputados y la caja de Pandora, es por ello que  no resultaría extraño que en los próximos meses se inicie una campaña de descrédito contra esta entidad internacional.

Con la expulsión de Nicaragua del representante de la ONU, la no continuidad de la Cicig y el juicio por corrupción de ex presidente del El Salvador, Antonio Saca, Centroamérica vive momentos de tensión y esperanza, y Honduras se enfrentará a la encrucijada de continuar la lucha contra la impunidad donde toda la población debe cumplir el rol de veeduría social o permitir que los corruptos le den el tiro de gracia a la Maccih.