Arquidiócesis

“No desmayo, pues el amor a Dios y a mi familia me sostiene”

El principal factor para que los hondureños emigren es la búsqueda de mejores oportunidades
Epifanio López
http://www.suyapamedios.com
Salí con una venda en los ojos, aquí se lo plantean bonito pero allá es otra cosa”, así describe, mientras pasa sus manos por la cara, la señora Ermelinda Zúñiga, su experiencia de migrante en España.

Luego de cinco años de haber partido a Europa en busca de una mejor calidad de vida para su familia, vino “solo por unos días” a ver a su esposo e hijos. Con sus ojos humedecidos, por la emoción de estar entre sus seres queridos, y conteniendo el llanto, dice que el reencuentro con la familia ha sido de alegría y esperanza, pues además de ver un nuevo techo en la casa, la continuidad del pequeño negocio y la próxima graduación de su hijo menor, todo indica que “el sacrificio ha valido la pena”.

Sin desmayar Integrante de la Renovación Carismática Católica, Ermelinda no duda al decir “El asistir a Misa, la oración y el Santo Rosario ha sostenido mi fe en estos cinco años lejos de la familia”.
La noche anterior del viaje, describe mientras junta sus manos y la lleva al pecho, “me confesé y con mi esposo y los cipotes oramos por mi viaje”, sé que Dios ha estado conmigo y siempre va estar, “por eso no desmayo en lo que hago, luchar por mi familia”, sostiene. Con un enorme sacrificio y sostenida en la fe ha podido soportar las tristezas y soledades, que produce la separación familiar por tener que salir del país, producto de las escasas oportunidades de una vida digna en Honduras.
“Nunca he dejado de orar todos los días, de doblar rodillas, Dios no pone una cruz que no podamos soportar”, afirma la señora Zuñiga, mientras hecha una mirada al reloj de pared; pues la entrevista se alargó un poco y necesita ir al médico. Pero dejó algo claro, antes de incorporarse; es que la comunicación continua con la familia en Honduras, “fue clave para sobrellevar la soledad que se siente en tierra extranjera”. Ermelinda Zuñiga retornaría a España, a realizar labores domésticas y continuar los trámites para su residencia en la madre patria.

Problemática Los principales factores para que los hondureños emigren del país es la búsqueda de mejores oportunidades de vida, se debe a la reunificación familiar y la inseguridad que ha generado el crimen organizado.
Sumado a lo anterior, la región se caracteriza por políticas fiscales inadecuadas que minimizan los recursos para atender el bienestar social. Corrupción; sistemas de administración de justicia que continúan favoreciendo la impunidad, y sistemas electorales que impiden democracias legítimas”. Con semejantes condiciones se entiende que la migración no es un acto criminal, sino una evidencia dramática de la aspiración humana por seguridad y refugio, por sobrevivir y buscar condiciones de vida digna.

“El exiliado mira hacia el pasado, lamiéndose las heridas; el inmigrante mira hacia el futuro, dispuesto a aprovechar las oportunidades a su alcance.”
Isabel Allende
Escritora

Investigación de la Red para la Infancia y la Adolescencia
El llamado Triángulo Norte (Honduras, El Salvador y Nicaragua), concentra 18 millones de personas en situación de pobreza, representando el 80 por ciento de los pobres y el 85 por ciento de los pobres extremos de toda Centroamérica. Estas naciones ocupan sitiales destacados en clasificaciones mundiales de feminicidio y de homicidio infantil.

100 MIL hondureños radican en España, distribuidos en 17 ciudades, de los cuales 66, 461 en situación legal, de estos 74% son mujeres y 26% son varones.

A %d blogueros les gusta esto: