2018 Break En el Mundo Iglesia

El Papa Francisco estará entre los pobres en Dublín.

“Es la consecuencia de las desigualdades de esta ciudad: los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres”,  expresa el padre Sean Donohoe, capuchino y codirector del Centro de Familias Sin Hogar que el 25 de agosto por la tarde acogerá al Papa Francisco.

Como era de esperarse en su viaje al Congreso Mundial de la Familia en Dublin, Irlanda, el Vicario de Cristo, de carácter privado  visitará un centro que cotidianamente ofrece 700 comidas a las personas sin hogar.

“¿Quién se lo hubiera imaginado?”, comenta el padre Sean; «, Obviamente estamos contentísimos de que el Papa venga a pasar tiempo con las personas sin hogar. Porque ellos son la verdadera fragilidad, la emergencia verdadera de Irlanda». Acoto este padre capuchino.

No solo se distribuye comida en el centro de los capuchinos, tres días a la semana, los médicos hacen consultas gratis, los asistentes sociales ayudan a los niños solos. Los niños de la calle en Irlanda han llegado este año a la cifra récord de 3500.

Los Padres Capuchinos

capuchinos
Padres Capuchinos.

Fundado por el padre Kewin Crowley, padre capuchino de Cork, hace  48 años, sigue siendo atendido por esta congregación religiosa.  Los CAPUCHINOS son una rama o porción de la Orden de Hermanos Menores fundada por san Francisco de Así. A mitad del siglo XIV, por reacción contra el «conventualismo» de la Orden, comenzaron a aparecer en Italia, España y Francia diferentes grupos de frailes que aspiraban a una vida más coherente con los orígenes franciscanos, deseosos de volver a una vida más acorde con los orígenes de la Fraternidad, especialmente en el retiro y la pobreza. Dentro de este ambiente de reforma nacieron los Capuchinos.

El motivo fue el mismo de siempre: un grupo de frailes, en este caso Mateo de Bascio, Pablo de Chioggia y los hermanos Ludovico y Rafael de Fossombrone, insatisfechos de la vida que se llevaba en la «Observancia», decidieron volver al eremitismo de los orígenes como una forma de cumplir literalmente la Regla.

Sin permiso previo de su Provincial, optaron por hacer efectiva su nueva forma de vida, lo que les ocasionó persecuciones y aventuras sin fin hasta que su amistad con Catalina Cibo, duquesa de Camerino y sobrina del Papa, hizo posible que el 3 de julio de 1528, por medio de la bula Religionis zelus, Clemente VII concediera existencia jurídica a la nueva Fraternidad. En realidad se trataba, simplemente, de poder llevar «vida eremítica», guardando la Regla de San Francisco, de usar la barba y el hábito con el capucho piramidal -de aquí el nombre de «Capuchinos»- y de predicar al pueblo.