Tema de la Semana

La infidelidad, de la herida al perdón

La infidelidad, de la herida al perdón
Todo aquel que haya sido traicionado por su pareja sabe que perdonar y olvidar no es fácil, pero cuando ambas partes se lo proponen y continúan amándose, es más fácil pasar la página.Suyapa Banegas | http://www.suyapamedios.com
La ilusión del cortejo, los momentos de felicidad, el tomarse de la mano por primera vez, el primer beso, la primera salida a comer y por qué no la primera pelea son cosas que se viven en el noviazgo y nos preparan para la atmósfera que se vivirá cuando ya se decide a formar un hogar.
Hoy en día existe un flagelo que atenta contra el amor conyugal y es la infidelidad. Un atentado a la confianza en el núcleo de la familia que socava los sentimientos y abre puertas de desconfianza dentro del matrimonio, llevándose a su paso toda una vocación dada por Dios.

Ayuda Para el Padre Marlon Yanuario Díaz “La infidelidad en el matrimonio y la familia es un virus por medicar, no hay que dejar que ingrese al cuerpo familiar porque destruye mucho la comunión”.
Por tal razón el presbítero Díaz, dice que “Es necesario pedir al Señor la ayuda para que con la ayuda de la fe, el matrimonio y la familia sigan siendo santuarios donde la fidelidad sea el garante para seguir adelante en ese hermoso proyecto de Dios”.
Y como todo proyecto existen obstáculos a vencer. La infidelidad no penetra las puertas de un matrimonio, cuando la base que es Cristo, rige la vida de los que están llamados a vivir juntos para siempre. “Desde la alianza de Dios con su pueblo, Israel se experimentó una infidelidad. El pueblo en muchas ocasiones fue infiel y en cambio, Dios siempre es fiel, sin embargo siempre era su familia, su pueblo” reflexiona el padre Díaz.

Plan Divino Por su parte, el presbítero William Grandez opina que: “Para Dios y para el buen cristiano no existe “felices los cuatro”, esto sería no amarse a sí mismo, nadie que se ama a sí mismo podría dañar su propia carne por ende, la infidelidad es falta de amor a su pareja”.
El clérigo también nos recuerda lo que la Palabra dice “Ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios” y desde el ámbito familiar “por eso el hombre abandona padre y madre, se junta a su mujer y se hacen una sola carne” (Gn 2,24). Dios no dijo serán tres, cuatro o seis en la pareja”.

Preocupación En Honduras sólo en el mes de agosto de 2017, unas 36 mil parejas se casaron, pero esa misma cantidad se separó por varias razones. De esta cantidad al menos 7 mil pusieron una demanda por alimentación y muchos de los casos fue porque uno u otro de los miembros, fue descubierto siendo infiel. Según datos del Juzgado de la Familia, la infidelidad es uno de los problemas que más se repite al momento de llegar a querer solicitar un divorcio en las instancias judiciales, y en su mayoría son parejas jóvenes.

Alerta Para el consejero matrimonial Roger Martínez existen múltiples causas y la mayoría no se aducen a un aspecto físico. “A veces no es tanto el contacto que puede generar, a veces con el hecho de contar muchas cosas personales a otra persona por muy amiga o amigo que sean, eso se va convirtiendo en el primer paso de una infidelidad”. “Una infidelidad se da cuando ha pasado algún descuido ya sea porque se enfrió la relación, que disminuyó la comunicación” expresa este profesional de la familia.

Estudio Se llevó a cabo un estudio en la Universidad de Missouri-Kansas en el que se analizó a 587 personas que habían sido engañadas por sus parejas y, después de darles un seguimiento durante un periodo de seis meses, se encontró que cuando se logra olvidar lo sucedido y comenzar nuevamente, las probabilidades de que la relación se fortalezca aumentan.

Perdón Tal y como lo expresa la Psicóloga Fanny Díaz, la infidelidad causa una herida profunda y puede llegar a experimentarse una sensación de abandono por todos: familia, amigos y hasta Dios. Pero esta herida puede sanarse por medio del perdón.
La experta expresa que para dar bien este paso es necesario que la pareja acepte la justa carga de la responsabilidad “Es necesario que se escuchen mutuamente y que ambos puedan comprender el dolor producido”. Algo de recalcar es que también ambos se deben perdonar a sí mismos.
Después de una infidelidad hay que crear de nuevo las bases de la confianza, hay que comprometerse por ambas partes a dejar atrás lo ocurrido. Esto implica que el que ha sido infiel sea consecuente y no vuelva a cometer el mismo error, y el que ha recibido la infidelidad debe hacer un esfuerzo de mirar hacia delante evitando caer en acusaciones y reproches.
Para perdonar, es preciso comprometerse, por el propio interés, con el pensamiento de querer lo mejor para esa persona pasando la página y escribir más letras a su historia de vida.
Expertos en la psicología aducen que el perdón libera el alma, cuando una persona no es capaz de perdonar, lo que ocurre es que seguirá sintiendo rencor y dolor dentro de su alma por mucho tiempo en cambio cuando se perdona a una persona toda la oscuridad que se albergaba en el alma, simplemente se libera y deja de molestarnos y hacernos daño.
Tomar la decisión de perdonar significa comprometerse a formar parte de la solución, dejando atrás lo sucedido. No puede seguir pasando factura indefinidamente por el error cometido, mostrando su desconfianza o su resentimiento.

Alarmante Preocupa el número de divorcios por infidelidad
En Honduras solo en el mes de agosto de 2017, unas 36 mil parejas se casaron, pero esa misma cantidad se separó por varias razones. De esta cantidad al menos 7 mil pusieron una demanda por alimentación y muchos de los casos fue porque uno u otro de los miembros, fue descubierto siendo infiel, en su mayoría han sido mujeres según datos del juzgado de la familia.

1 ¿Qué es una infidelidad?
El Consejero Matrimonial Roger Martínez detalla que una infidelidad es una persona que busca depositar su confianza y su afecto en otra que no es su pareja. No es un tema del todo físico, a veces no es tanto el contacto que puede generar, a veces con el hecho de contar muchas cosas personales a otra persona por muy amiga o amigo que sean, eso se va convirtiendo en el primer paso de una infidelidad, a veces las personas se equivocan y piensan que una infidelidad es solo llegar a un contacto físico.

2 Detonante
Una infidelidad se da cuando ha pasado algún descuido, ya sea porque se enfrió la relación que disminuyó la comunicación. Cuando una pareja es feliz por completo no habrá necesidad de llegar a este paso de faltarle a la pareja en cualquier sentido, hay que tener claro que el descuidar a la pareja crea diferentes crisis y muchas no son tan fuertes de asimilar y terminan siendo infieles, detalló el consejero.

3 Culpables
Al haber un descuido y llegar a esa falta de respeto hacia la pareja lo más probable empiezan los reclamos y querer buscar culpables, y es posible que uno tenga más culpa que el otro, pero algo que toda pareja que pasa este momento difícil es aceptar que ambos son culpables. Ya que cuando uno tiene una relación que lo complace satisfactoriamente, difícilmente va buscar algo que no se le ha perdido afuera, parte de aceptar es saber que ambos son los causantes que esa relación se viniera abajo.

4 Tomar distancia
Parte de las soluciones cuando ya se acepta que se cometió la falta y se decide perdonar es no volver a contar la misma historia es darle vuelta la página y enterrar ese pasado. Muchas parejas quieren cerrar ese capítulo volviendo a mirar la persona con la que se fue infiel, y es borrar por completo ese ser, ya sea si fue el hombre o la mujer la que fue infiel. No es fácil, pero se puede salir de un episodio tan incómodo, sólo es rectificar, aceptar y poner distancia. Aconsejó Roger Martínez

5 Consejo profesional
Por la naturaleza se sabe que el ser humano es complicado y orgulloso y en estos casos no es fácil aceptar ayuda, pero ante una realidad de esa magnitud, las palabras o el consejo de un profesional o acercarse a la Iglesia le será de gran utilidad. El mismo orgullo puede llevar a pensar que puede sólo o sola y no siempre, para poder saber que la persona rectifique es recomendable buscar esa orientación, ya que el paso más difícil es aceptar que se falló y que la persona a la cual se le fue infiel acepte por completo perdonar.

“Para Dios y para el buen cristiano no existe “felices los cuatro”, esto sería no amarse a sí mismo, nadie que se ama a sí mismo podría dañar su propia carne por ende, la infidelidad es falta de amor a su pareja”.
William Grandez
Sacerdote

Causas que se repiten
La infidelidad es uno de los problemas que más se repite al momento de llegar a querer solicitar un divorcio en las instancias judiciales, y en su mayoría son parejas jóvenes que no duran mucho tiempo apunto Claudia Trejo, una de las secretarias de las instancias judiciales. “El abandono y la irresponsabilidad también son causas que se dan mucho” apuntó.

Opinión
Superando la infidelidad
Fanny Díaz
Psicóloga
No hay forma de prepararse para el devastador descubrimiento de la infidelidad de la pareja. La visión del mundo y la propia vida se destrozan. Se pierde el sentido de control sobre la propia vida y el amor propio resulta herido. Puede experimentarse una sensación de abandono por todos: familia, amigos y hasta Dios. Todo esto constituye la respuesta normal a una experiencia intensamente traumática. No es solo la pérdida de la integridad de la relación, sino de la ilusión, la intimidad y el sentirse especial para la pareja.
En el proceso de sanación de una infidelidad, se atraviesan las siguientes etapas:
Normalizar los sentimientos. Una vez revelada la infidelidad, ambos atraviesan emociones fuertes, la parte herida abrumada por una sensación de pérdida, la parte infiel afectada por las emociones y decisiones en conflicto. El identificar los propios sentimientos ayuda a saber que no se está solo y que otras personas en la misma situación han experimentado el similar dolor y confusión.
Decidir si comprometerse o abandonar. Antes de que las emociones se calmen, ha de enfrentarse la incertidumbre de si quedarse o marcharse. Este es momento de explorar las opciones y tomar una decisión sensata basada en las propias circunstancias y necesidades.
Reconstruir la relación. Si la decisión es comprometerse de nuevo, es probable que pasen meses, incluso años hasta restaurar la confianza y la intimidad en la pareja. Será preciso que juntos acepten la justa carga de responsabilidad, se escuchen mutuamente y comprendan el dolor producido a la parte herida, gestionen las diferencias e insatisfacciones para poder permanecer unidos, recuperen la intimidad, perdonen a la pareja y a sí mismo.

A %d blogueros les gusta esto: