Arquidiócesis

La excomunión, una medida poco conocida en la Iglesia

La excomunión, es una medida que insta al que ha cometido un pecado mortal a tomar plena conciencia de su grave falta y buscar el perdón.
Víctor Hugo Álvarez
http://www.suyapamedios.com
Esta medida para cristianos católicos tiene un propósito de sanación, de rehabilitación del pecador y esa intencionalidad está definida en la Enciclopedia Católica cuando afirma: “siendo una pena, supone la culpabilidad; y siendo la pena más grave que la Iglesia puede infligir, naturalmente supone una ofensa muy grave. Es también una pena medicinal, pues está destinada a corregir la falta y a traerlo de nuevo a la senda de la rectitud”. La pena de excomunión es muy antigua, apóstoles como San Pablo la ejercieron según narran varios pasajes del Nuevo Testamento (1 Corintios 5, 2-6). También hay referencia a ella desde los primeros concilios como el de Nicea en el año 325 después de Cristo.

Definición La excomunión se puede definir como un rompimiento de los vínculos que nos unen a cristo a través de la Iglesia, al darse esa ruptura por medio del pecado mortal la persona no queda fuera de la Iglesia pero si la separa de la participación de su comunión. El Catecismo de la Iglesia en su numeral 1463 señala: “ciertos pecados particularmente graves están sancionados con la excomunión, la pena eclesiástica más severa, que impide la recepción de los sacramentos y el ejercicio de ciertos actos eclesiásticos, y cuya absolución, por consiguiente, sólo puede ser concedida, según el derecho de la Iglesia, por el Papa, Obispo del lugar, o por sacerdotes autorizados. En caso de peligro de muerte, todo sacerdote, incluso privado de la facultad de oír confesiones, puede absolver de cualquier pecado y de toda excomunión”. Pero ¿Se aleja la Iglesia de la misericordia divina al excomulgar a personas o grupo? La respuesta es definitivamente no y así lo estipula el numeral 2272 del Catecismo al afirmar: “La Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad”.

Enfoque Evidentemente tenemos poca formación en este tema, pero sobre todo debe prevalecer la misericordia. Cuando el pecador que ha cometido un delito grave, admite su culpa y busca a través del sacramento de la reconciliación su absolución e inserción en la comunidad cristiana, debemos ser misericordiosos con él.

Claves
1 Causas
La Iglesia define algunos hechos para ser tomados en la excomunión: apostasía, herejía, cisma, profanación y sacrilegio de la Eucaristía, violencia física contra el romano pontífice, absolución del cómplice contra el sexto mandamiento, consagración episcopal sin mandato pontificio, violación del sigilo sacramental y el aborto
2 Unión libre
Hay hechos graves que merecen la excomunión como grandes crímenes contra sacerdotes o religiosos o contra la misma comunidad. En el caso de las parejas en unión libre, a quien también se les aplicaría la excomunión, el Papa Francisco aconseja atraerlas y formarlas catequéticamente para el matrimonio.

‘’Es una sanción que está vigente, aunque muchas personas la consideran como parte del pasado de la Iglesia o algo para meter miedo”.
Efrén Bolaños
Sacerdote Franciscano

1331 NUMERAL del Canon de la Iglesia Católica que define las prohibiciones para las personas excomulgadas.