Editorial

El respeto a la vida

Editorial del Domingo 19 de Agosto de 2018
El respeto a la vida
El pasado 16 de junio el Papa Francisco realizó una crítica contra el aborto libre, que era tema pendiente de aprobación en el Senado de Argentina, su país natal.

El Papa dijo: “el siglo pasado todo mundo se escandalizó por lo que hicieron los nazis para la pureza de la raza, hoy hacemos lo mismo, pero con guantes blancos”.
También expresó el Papa sobre el aborto: “está de moda, es habitual, cuando alguna embarazada ve que el niño no está bien, o viene con algo, la primera oferta es “lo sacamos”, agregando después “es asesinato de niños; se saca una persona inocente, para resolver un vida pacífica”.
Afortunadamente el pasado 8 de agosto, los senadores argentinos, en una prolongada sesión que duró 16 horas no aprobaron el proyecto de ley que había tenido aceptación en la Cámara de Diputados. Y es que de haber obtenido mayoría en el Senado, el aborto libre habría sido permitido legalmente.
Según opinaron algunos senadores se trataba de transformar el aborto, de un delito como se considera actualmente, a conferirle la categoría de un derecho humano. De manera que en vez de penalizar al médico que lo practique, se penalizaría el que no se preste a realizarlo, aunque sea por objeción de conciencia.
No solo el pueblo argentino estuvo participando en esta lucha, muchas ONG que propician el aborto, intervinieron activando para que se aprobara la Ley, inclusive se publicó por parte de la Organización Amnistía Internacional, una página completa en la edición internacional de The New York Times. El contenido de la publicación instaba a los senadores argentinos, a votar por la aprobación del Proyecto de Ley Aborto Libre,
Fue una verdadera e intensa campaña la que se libró para que en la Argentina, se legalizara el aborto libre. En el resultado final influyó la Pastoral, a favor de la vida, llevada a cabo por las distintas Diócesis que conforman la Iglesia Católica Argentina.
El argumento más utilizado para impulsar la pretendida Ley fue que las complicaciones de los abortos inseguros son la principal causa de muerte materna, lo cual quedó demostrado que era una falacia, mediante las estadísticas del Ministerio de Salud.
De esta manera quedó sin aprobación la Ley del Aborto Libre. Aunque según las leyes de Argentina, se puede realizar el aborto solo cuando se comprueben fehacientemente la circunstancia que el embarazo es la consecuencia de una violación o cuando se encuentre en peligro la vida de la madre.
En realidad en América Latina solo cuatro países han legalizado y liberalizado el aborto en las primeras semanas del embarazo y son: Cuba, Guyana, Puerto Rico y Uruguay. En otras Naciones de Latinoamérica y el Caribe, como El Salvador, Haití, Honduras, República Dominicana, etc. el aborto no está legalizado. Son naciones en las que su legislación, profesa la ética del respeto a la vida humana desde la concepción hasta la muerte por causas naturales.
“Y es que no se puede legalizar la pena capital a un ser humano inocente e indefenso, para justificar la incapacidad de la sociedad, en el establecimiento de políticas públicas que beneficien la salud reproductiva de la mujer” (Conferencia Episcopal Brasileña)
“Es urgente luchar contra las causas del aborto mediante la implantación y mejora de las Políticas Públicas que cumplan efectivamente a las mujeres en los campos de la salud, la seguridad, la educación sexual entre otros, sobre todo en las regiones más pobres del país (Conferencia Episcopal Brasileña).
San Juan Pablo II expresaba. “El aborto lejos de ser un derecho, es más bien un triste fenómeno que contribuye gravemente a la difusión de una mentalidad contra la vida, amenazando peligrosamente la convivencia social, justa y democrática”
Meditemos la Palabra del Señor Jesús: “No todo el que me diga Señor.. Señor.. entrará en el Reino de los Cielos…..Sino aquel que haga la voluntad de mi Padre”.

A %d blogueros les gusta esto: