Break Familia Sin categoría

Conozca algunas actitudes de los padres que generan ansiedad en los niños

Los niños de forma natural suelen estar contentos, felices y quieren explorar su entorno y disfrutar. Pero en ocasiones, hasta una mirada por parte de sus progenitores los intimida.

Sin que los padres se den cuenta, hay ciertas conductas que generan ansiedad, miedos, estrés y mal humor en los niños. Reconocer e identificar cuáles son esas causas es el primer paso para ayudar a nuestros hijos a reducir su angustia.

 

La sobreprotección

Los padres en ocasiones sobreprotegen a los hijos con el afán de apartarlos de cualquier mal que pueda haber en el mundo. Pero esta actitud sólo causará daños emocionales a los niños ya que se sentirán incapaces de hacer nada por sí mismos generándoles ansiedad y sentimientos de inseguridad ante cualquier situación nueva.

Sobreproteccion

 

 

La permisividad o demasiada autoridad

La permisividad es el polo opuesto de la autoridad, en el caso de la permisividad los padres permiten que los niños hagan y decidan lo que quieran, algo que les generará inseguridad y desconcierto porque sentirán un abandono emocional por parte de sus padres. En el caso opuesto de la demasiada autoridad, los niños sentirán ansiedad porque no les permitirán ser ellos mismos, también sentirán abandono emocional porque pensarán que su criterio y sus opiniones no tienen validez.

AUTORIDDA

 

Exigir más de la cuenta

Exigir a los hijos demasiado y con frecuencia, promueve que se conviertan en niños con altos niveles de ansiedad. Los hijos deben y merecen ser niños felices pero no perfectos. Los hijos de padres muy exigentes desean que sus padres les valoren positivamente. Por este motivo, los niños a los que se le exige en exceso tienen miedo a equivocarse y se sienten muy insatisfechos, avergonzados y culpables cuando no consiguen cumplir con las expectativas de sus padres.

EXIGIR

 

Las críticas constantes

Hay muchas formas de decir las cosas para que no duelan y que la persona que recibe la crítica pueda aprender y crecer… pero una crítica constante en forma de acusación, comparación o simplemente señalando lo que una persona hace mal una y otra vez, sólo generará sentimientos de inseguridad e incapacidad a los niños. Algo que les hará pensar que no merece la pena que se esfuercen porque todo lo hacen mal.

CRITICAS

 

No permitir que decidan por ellos mismos

Imponer valores en casa está bien, pero las normas deberán ser flexibles dependiendo de las circunstancias y de los niños. No se puede imponer una norma sin tener en cuenta las necesidades e intereses de los niños. Para que se sientan cómo siguiendo normas sin que les genere ansiedad deberán sentirse parte de ellas para que sientan realmente el valor que tienen.

A %d blogueros les gusta esto: