Familia Sin categoría

5 claves para hacer un presupuesto familiar

Uno de los consejos que todo economista siempre recomienda a toda familia es mantener activo un  presupuesto familiar, este es un documento que se utiliza para controlar las cuentas del hogar. Gracias a él se puede emplear el dinero de una forma responsable, sin gastar más de lo que se gana.

Un presupuesto mensual ofrece como resultado un saldo final que informa sobre la diferencia entre lo que se ha ingresado y lo que se ha gastado. Si los ingresos superan a los gastos, la familia es capaz de ahorrar y estos ahorros pueden guardarse, invertirse o emplearse en algún gasto nuevo.

Conozca cinco consejos prácticos para lograr hacer un presupuesto familiar

  1. Hacer una lista con los ingresos

En la primera columna del presupuesto hay que indicar cuáles son los ingresos familiares. Las entradas más importantes de dinero.

  1. Evaluar los gastos

Los gastos son todas las salidas de dinero. Para saber en realidad en qué situación se está, hay que incluir todos los gastos actuales, desde la vivienda hasta los pequeños desembolsos diarios. Y no se deben olvidar otros ocasionales como las vacaciones, los regalos de cumpleaños y las compras navideñas o las rebajas.

  1. Reducir los gastos

Hasta lograr una situación financiera depurada, es de obligado cumplimiento recortar los gastos. En la segunda columna del presupuesto hay que registrar todos los gastos que se realizan cada mes y diferenciarlos según el tipo de desembolso.

  1. Implicar a la familia

Es mejor incluir a la familia y conocer con detalle los gastos de cada uno de sus miembros para confeccionar un presupuesto útil. Para conseguir el objetivo y reducir gastos, todos tienen que colaborar

5. Aplicar el nuevo presupuesto de acuerdo a los ajustes necesarios

La finalidad de un presupuesto es que los ingresos cubran todos los gastos, hasta el 10% destinado al ahorro mensual. Una vez identificados los recortes necesarios, hay que elaborar el presupuesto, y  comprometerse a cumplirlo y revisarlo para que se ajuste a la realidad con objetivos alcanzables.