Arquidiócesis

Ricardo Sevilla: un presbítero apasionado por las cosas de Dios

Palabras de un sacerdote convencido de trabajar con el corazón a favor de la humanidad
Manuel de Jesús Cerrato | http://www.suyapamedios.com
Hijo número doce de quince hermanos del matrimonio entre Héctor Sevilla y María Amanda Chiang, el Padre Ricardo Sevilla, es un siervo del Señor que busca dejar huella en su nueva misión luego de su regreso de España. Querido por su gran carisma y emoción manifestada en cada Eucaristía o jornada que debe animar, es uno de los referentes en la Arquidiócesis de Tegucigalpa.

Niñez Manifestó que una de sus dificultades en la niñez fue una infección en el maxilar inferior, recuerda que durante algunos años tuvo que estar visitando hospitales constantemente hasta que superó el problema de salud. “Estudié los primeros años en la Escuela Lempira en Comayagüela, luego me trasladaron a San Pedro Sula, donde vivía mi abuelo, era de origen chino y vivía solo. Entonces mi mamá me mandó para que le hiciera compañía allá terminé la primaria en la escuela Soledad Fernández, y luego regresé a la capital, donde inicié mis estudios secundarios en el Instituto Central Vicente Cáceres.
El presbítero aseguró que al cursar su secundaria no asistía a la Iglesia y no buscaba a Dios: “me hablaban de Dios y yo no creía, se puede decir que de los 13 a los 18 años yo decía que Dios no existía pero llegó un momento en mi vida que me cuestioné muchas cosas, sentía que dentro de mis posibilidades lo tenía todo pero a la vez sentía que en mi vida me faltaba algo tenía un vacío”. Su juventud fue diferente al prototipo vocacional que se muestra en general, su vocación surge de golpe y sin esperarlo.

Vocación ‘’Fue a través de un Encuentro de Promoción Juvenil o conocido como Emproísta que mi vida cambio, empecé a sentir el llamado vocacional. La semillita estuvo allí durante casi cuatro años insistente, hasta que no aguanté, visitaba todos los días al Santísimo en la Catedral le preguntaba a Dios: ¿qué quieres de mí? Aquí estoy ¿qué quieres que haga? Ese diálogo con el Señor fue motivando esa vocación y luego: ‘’en el silencio sentí que Dios me respondió y me dijo: tú sabes lo que yo quiero. Entonces yo inicié el proceso vocacional con los padres franciscanos”.

Servicio Al terminar sus estudios en Teología en el Seminario Mayor, el Cardenal Rodríguez lo envió a realizar una experiencia como seminarista y como diácono en la parroquia de Texiguat, después regresó para preparar su ordenación sacerdotal y lo ubicaron como vicario con el padre Juan Ángel López, en la parroquia Santo Domingo Savio. Realizó su primera Eucaristía en la Parroquia El Calvario, donde estuvo como párroco por un periodo de cinco años’’. Recientemente el Padre Chiang, ha sido llamado a cumplir una nueva misión en la Arquidiócesis, reconfirmando que Dios sigue confiando en su misión de pastor como un obrero más de su obra redentora.

Conozca al padre Ricardo Sevilla Chiang
El Padre Ricardo Sevilla Chiang, realizó su experiencia vocacional con la Congregación Franciscana, concluyendo la Teología en el Seminario Mayor nuestra Señora de Suyapa. Realizó experiencia diaconal en la parroquia de Texiguat, fue vicario de la Parroquia Santo Domingo Savio. Fungió como asesor de la Pastoral Juvenil Arquidiocesana durante cinco años. Fue párroco de la comunidad de El Calvario de Comayagüela. Realizó estudios de derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca, España y actualmente, es Párroco de San José Obrero en Comayagüela.

1 Experiencias
Realizó su proceso vocacional postulantado con los padres franciscanos, los frailes de provincia Nuestra Señora de Guadalupe de Centro América y Panamá. En el Salvador el noviciado cuando eran dos años en aquel tiempo. En Guatemala y Nicaragua su preparación para la profesión temporal.

2 Alegría
Una de las características del Padre Ricardo Sevilla, es la alegría con que realiza las cosas. Siempre una expresión buena en su rostro y más, cuando las cosas caminan de la mejor manera. El regocijo con el que sirve es de destacar.

3 Jóvenes
Ha sido un sacerdote que siempre pone su confianza en la juventud, afirmando que se necesita una pastoral de proceso, además de las actividades masivas o emocionales, se debe de contar con una formación constante en las Parroquias a través de los grupos y movimientos.

OPINIONES
José Álvarez
Feligrés El Calvario
• “Es un sacerdote que le gusta trabajar en todos los aspectos realizando obras hacer cambios a nivel de grupos los fortalece, como sacerdote es una excelente persona lo mismo como amigo, como párroco le gusta trabajar tanto con los grupos como con las personas, es muy querido por toda la feligresía, se da a querer es amable, se da a comprender, a uno lo comprende y lo entiende es admirable”.

Edith Izaguirre
Feligrés El Calvario
• “Es un hombre carismático tuve el placer de servir con él yo fui la secretaria de Pastoral de Conjunto de la parroquia El Calvario tiene formación franciscana eso ayudó porque cuando llegó a la parroquia estábamos de transición de franciscanos a diocesanos, le gusta el trabajo arduo para transformar lo que se propone. Es un padre, un amigo, nos llevó como dice el Papa Francisco a los más alejados”.

Mario Juárez
Feligrés El Calvario
• “Es muy buena persona, le gusta ayudar a los demás, los entiende y los conduce por el buen camino con las orientaciones oportunas, como sacerdote tiene un verdadero discernimiento y puede orientar a cualquiera, con los jóvenes fue estupendo, le gusta fortalecer los grupos juveniles que sean fuertes bien integrados no minoritarios, le encanta apoyar los grupos de la Iglesia de principio a fin”.