2018 En América Familia Iglesia Noticias Turismo

Historia del Monumento Cristo De El Picacho

 

En el año 1997, durante los preparativos de la celebración del Jubileo del año 2000, La Iglesia la celebración del Jubileo del año 2000, La iglesia de ese año al Señor Jesucristo. Es en ese momento, que Monseñor Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, planteó su deseo de construir un monumento solemne.

Para lograr su objetivo se organizó una comisión dirigida por la Licenciada Armida de López Contreras y complementada por integrantes claves de la sociedad hondureña  de manera quienes después de largas deliberaciones y consultas y con la venia del Monseñor Rodríguez, acuerdan la construcción de una imagen de Cristo en gran dimensión

El Cristo es una escultura de 2,500 toneladas y de 30 metros de altura (una imagen de 20 el 16 de enero de 1998. La figura religiosa de concreto reforzado fue diseñada artísticamente por el prestigiado escultor hondureño Mario Zamora Alcántara (QDDG). La Construcción de la Obra se llevó a cabo por la Compañía Constructora CONSULCRETO, diseño arquitectónico del pedestal y del parque fue diseñado por el Arquitecto Luciano Durón.

El Maestro Zamora preparó un gigantesco molde de fibra de vidrio en la capital mexicana, que luego se fundió en El Picacho sobre una base de hormigón de diez metros de alto. La liderada por el Ingeniero José Francisco Paredes y la construcción duro siete meses de trabajo a un equipo de 40 personas.

El imponente  Cristo se levanta en el lado oeste de cerro Picacho, y puede ser visto de lejos por lo menos por el 60% de la población del Distrito Central, especialmente por la noche. El Cristo de El Picacho está de frente a la ciudad, a sus pies, dos terrazas-miradoras desde los cuales se puede observar las ciudades gemelas que conforman el Distrito Central, Tegucigalpa y Comayagüela.

La estructura es la segunda más alta en América Latina después de El Corcovado de Río de Janeiro en Brasil. Ha sido elegido en 2008 como una de las 30 Maravillas Monumentales de Honduras y posee un carácter turístico, ecuménico y ecológico.

IMAGEN DEL CRISTO
CRISTO DE EL PICACHO

ATRACTIVOS

El monumento Cristo del Picacho estructura de alrededor de unos 30 metros. Desde su base.

Los miradores, desde donde se pueden contemplar con facilidad la totalidad del casco histórico y las dos ciudades que conforman la capital de Honduras.

Grandes plazas donde se pueden desarrollar eventos al aire libre.

Sendero, paseos con sombra, terrazas y jardín con más de 80 plantas exóticas

Y Área de baños.

Equipamiento como ser: bancas de concreto, basureros, señalización.

la imagen con sus atractivos
Uno de los atractivos sus jardines, adornan el Monumento.

 

20 AÑOS DE FUNDACIÓN

El 16 de enero de 2018 se cumplieron 20 años desde que se inauguró una de las obras más bellas de la capital Hondureña, El Cristo del Picacho, en aquel momento Tegucigalpa no contaba con un icono que le identificara como ciudad, pero tras la construcción del Cristo, se escribiría una nueva hoja en la historia no solo del país, sino de todo el continente americano.

Con Eucaristía se celebraron los 20 años

El 16 de enero de este año 2018 se celebró al pie del Cristo del Picacho, una Eucaristía, presidida por el Canciller de la Iglesia Católica y párroco de la Basílica Menor Nuestra Señora de Suyapa, Carlo Magno Núñez quien recordó algunas anécdotas que se vivieron cuando se inició a recolectar los fondos para construir la obra.

Celebacion de los 20 años
Miembros de la Fundación, invitados y la feligresía que asistieron  a la celebración de los 20 años. 

La obra demuestra el amor de los capitalinos a Dios

Esta obra fue hecha con amor, por parte de todos los capitalinos, y todos los benefactores, Dios bendiga la obra de sus manos, ese trabajo intenso que han realizado durante estos 20 años cuidando el monumento, pero sobre todo cuidando al necesitado y amando al prójimo;  (…) eso es lo que manda el Señor a cumplir el amor entre nuestros hermanos. Los que hicieron el Cristo del Picacho pusieron vida y corazón, eso demuestra cuanto amamos al Señor.