Familia

Los gritos socavan la autoestima

Hoy día la educación gira en el “grito”, acción que se convierte en costumbre. Expertos hablan que trae graves consecuencias y nos brindan importantes consejos.Defina Janeth Lagos | http://www.suyapamedios.com
1 Diálogo positivo
Óscar Osorio, Asesor Conyugal y Familiar, detalla que hay que comprometerse consigo mismo a no gritar, desarrollar la virtud de la paciencia y tolerancia, siempre tratar de mantener la calma si no me gusta que me griten, entonces no debo gritar a los demás ya que es una falta de respeto y agresión.
2 Crear empatía
Tratar a los niños como personas que son, aprender a escuchar atentamente y valorar lo que expresan y así lograr entender lo que piensan y sienten para ayudarles en el manejo de las situaciones, de debe evitar tener que gritar para comunicarse, hay que pensar si eso me gustaría a mí, agregó el asesor.
3 Ser ejemplo
La pedagoga Suyapa Cálix, añade que como padres de familia, maestros o personas responsables de la educación, se debe aprender a ponerse en lugar de quien nos escucha, en este caso los niños, debemos ser ejemplo, ellos tienen que verse en alguien y realizar esa acción de gritar no es positivo para ellos.
4 Autocontrol
Si estamos enojados hay que respirar relajarse pero nunca llegar a esa acción, porque a la larga ese diálogo se convierte en algo negativo y se va volviendo una costumbre, el menor en este caso crece con la idea que sólo así puede entender y su capacidad de razonar disminuye, adicionó la pedagoga.

Maltrato verbal
Los gritos explica la psiquiatra Alejandra Munguía, son un maltrato verbal donde la persona que es objeto de esta agresión, crece con una inseguridad, y baja autoestima.

Síntomas de depresión
Este tipo de expresión a la larga trae consecuencias donde la depresión, la agresividad, se toman de la mano y van creando una cadena que distorsiona el
cerebro.

El diálogo, el escuchar y el auto controlarse son las estrategias de una educación con éxito. El gritar solo refleja inseguridad.
Suyapa Calix
Pedagoga

36% de los niños sufren maltrato verbal
Según La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) el gritar se considera un maltrato verbal y en el mundo el 36% de los niños sufren por esta acción.

OPINIÓN
Educar sin gritar es posible
Flor Zavala
Psicóloga
Cuando gritamos a nuestros hijos les generamos, entre otras cosas miedo, tristeza, rabia, baja autoestima e inseguridades, soledad, ansiedades, mal ejemplo, estrés, ira agresividad, etc. Los gritos dejan huellas en la personalidad de los niños, por eso es importante la empatía, ponerse en el lugar de nuestros hijos, si no hacemos este ejercicio empático, nunca podremos entenderlos y, por tanto, no sabremos qué necesitan en realidad y por qué actúan de un modo u otro.
Debes dejar de mirar a tus hijos desde los ojos adultos, y por lo tanto, desde tus peticiones y deseos interiores adultos, y centrarte en su petición interior. Ellos ven la vida desde otra perspectiva y desde esa misma tendrás que empezar a mirar tú, para que todo esté tranquilo y positivo en tu hogar.
Tú eres el espejo en donde tus hijos se miran, eres su guía, su más preciado tesoro. Es por ello que si tuviera que elegir una herramienta importante para educar a los hijos sería precisamente el dar un buen ejemplo.
Hay que darle explicaciones empáticas y que, a su vez, pueda comprender según en la etapa en la que se encuentre. Un diálogo en el que se desechen totalmente los gritos, las amenazas, los chantajes, las comparaciones y etiquetas que tanto daño hacen. Si le gritas alguien tienes que saber pedir perdón, no somos perfectos pero sí podemos tratar de ser mejores personas.