Arquidiócesis

La fuerza de la fe permanece a pesar de la pobreza

La confianza debe estar cimentada no en un estado de ánimo o condición, sino en la roca que es Cristo.
Manuel de Jesús Cerrato | http://www.suyapamedios.com
Las personas buscan a Dios dentro de cada realidad, en una situación o circunstancia de la vida, incluso en aquellos momentos más trémulos y vacios de la propia existencia; y es que la verdadera pobreza humana no reside en los bienes materiales, sino en los dones del Espíritu.

Seguimiento Los mejores cristianos de la historia, los santos entendieron el seguimiento de Jesús bajo esta forma de servicio y entrega por amor a los hombres, en especial a los más débiles y necesitados, como Pedro Nolasco o Pedro Claver, Juan Bosco o Juan de Dios. En opinión de Walmer Padilla seminarista de cuarto año de Teología, es que cuando una persona ha tenido un encuentro personal con Jesús se convierte en el centro de su vida, hay personas que tiene mil dificultades sobre todo en la situación económica, pero se mantienen firmes en su fe y es que saben que Dios nunca los va a abandonar.

Fortaleza María del Carmen Gonzáles, quien es catequista de la colonia La Guillén de la Parroquia Cristo Rey Santa Cruz, explica las adversidades que le ha tocado pasar: “ha sido un poco difícil porque veces uno flaquea y uno se pregunta porque nos ha ayudado mucho a amor mucho a Jesús y la Virgen Y saber que hay una promesa en la biblia que dice que Él nunca va a dejar a sus hijos”. Asimismo, manifestó que le ha ayudado superar muchas cosas, al estar al servicio de la Iglesia en la catequesis, porque los niños siempre están presentes aun en las adversidades del clima, ellos siempre están pendientes y tienen la necesidad de que se les hable de Dios.

Claridad El criterio del columnista y escritor Moisés Ulloa, es que ‘’nunca debemos achacar nuestros problemas a Dios, Él es nuestro guía, lo más importante es no perder la fe, y ese arraigo que tienen las personas que quizás no tengan lo material, pero son ricos en fe, Dios como un buen Padre siempre estará pendiente de sus hijos en todo tiempo’’. La tempestad de la enfermedad, el duelo o la dura pobreza, son etapas normales del ser humano y es allí donde se prueba la fe, que debe estar cimentada no en un estado de ánimo o condición, sino en la roca que es Cristo.

“Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por sufrir graves dificultades, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse”.
Francisco
Papa

1 Oración
La oración es una herramienta vital para todas aquellas personas que pasan por una difícil situación económica. El postrarse de rodillas ante el Santísimo o recurrir al rezo del Santo Rosario, no quitará evidentemente la pobreza, pero si ayudará a encontrar alivio y esperanza.
2 Ánimo
Los problemas económicos, tienden a llevar a la persona a rozar la depresión, es por ello que ante una situación de estas y desde la fe, adoptar mucha esperanza en sí mismo, sumado a la compañía de familiares, amigos y miembros de la Iglesia.
3 Voluntad
La voluntad nos hace realizar cosas por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo. También es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, cuando nos sentimos motivados a realizar algo.