Arquidiócesis

El Templo San Cayetano, es un faro en la capital

En el año 1966 se inauguró la primera parte del templo, años después sufrió varios daños pero en el 2011 fue restaurado por completo.
Delfina Janeth Lagos | http://www.suyapamedios.com
En uno de los lugares más altos de la capital, donde se puede observar toda la edificación que adorna Tegucigalpa, se encuentra uno de los templos de la Arquidiócesis que tiene más de 50 años de historia y su nombre es Iglesia San Cayetano.

Esta Capilla está ubicada en el barrio La Cabaña y fue fundada en el año 1966, gracias a la iniciativa de Mercedes Lanza Hernández y doña Meme de Chavarría, ellas con gran coraje y fe decidieron emprender esta obra, para tener ese lugar donde rendirle honores al patrón del trabajo y el pan. Las hermanas Chavarría hijas de doña Meme, cuentan que ellas crecieron con ese amor y entrega de su mamá, que su único objetivo era recaudar fondos para ver un templo digno de este Santo, conocido también como el “Santo de la Providencia” El historiador Nelson Carrasco, detalla, que el templo es una edificación moderna, era casi en su totalidad de piedra, pero por problemas de cambios climático la Iglesia sufrió daños, a tal grado que en el año 2011 el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, impartió la bendición por la reinauguración de la nueva casa de San Cayetano.

1 Comunidad La Iglesia la comprenden los sectores de La Cabaña, El Edén, Altos de la Cabaña, El Bambú, Calle Las Vacas, La Leona, alrededores del Picachito, cercanías del Finlay. En ella se congregan entre 150 a 300 fieles más en días especiales.

2 Sacramento La Iglesia pertenece a la parroquia San Miguel Arcángel cuyo párroco es el padre Juan Carlos Martínez. En el templo aparte de las imágenes en el altar se observan varios cuadros a su alrededor que le dan ese toque diferente y llamativo.

3 Tradición Para el día de la Novena en honor a San Cayetano que se celebra el 7 de agosto los fieles de este templo acostumbran en familia llevar gran cantidad de pan y así compartir entre todos los peregrinos y la comunidad que llegan al lugar.

Como hija de la fundadora del templo, nuestro compromiso es mantenerlo reluciente junto a la comunidad y luchamos por cumplir con mucha fe.
Maura Chavarria
Feligrés

162 LEMPIRAS Fueron las primeras aportaciones que se realizaron, donación que venía de los peregrinos y gracias a ellos se construyó
el templo.

A %d blogueros les gusta esto: