Iglesia Sin categoría

San Joaquín y Santa Ana, patronos de los abuelos


 

Cada 26 de julio se celebra en la Iglesia Católica la fiesta de los padres de la Santísima Virgen María y abuelos de Jesús, San Joaquín y Santa Ana.

200166-000_003075.jpg

 

Ambos santos, llamados patronos de los abuelos, fueron personas de profunda fe y confianza en Dios; y los encargados de educar en el camino de la fe a su hija María, alimentando en ella el amor hacia el Creador y preparándola para su misión.

San Joaquin y Santa Ana dedicaron sus vidas completamente a la oración y a las buenas obras. Sólo una cosa ellos querían, y con gran deseo en su vida matrimonial, ellos no tenían hijos, y esto significaba, para el pueblo judío, que ellos se encontraban desgraciados a los ojos de Dios. Por fin, cuando Ana era ya era una mujer de avanzada edad, quedó embarazada y nació María, un fruto proveniente de la gracia divina. Ellos fueron santificados por la presencia de su hija inmaculada hasta el momento en que fue entregada en servicio al templo de Dios en Jerusalén.

San Joaquín y Santa Ana continuaron su vida de oración hasta que murieron y Dios los llamó a su casa en el cielo. Ellos debieron haber sido unas personas muy piadosas ya que les fue confiado nada más y nada menos que la responsabilidad de criar a María, la por siempre y para siempre bienaventurada e inmaculada Madre de Dios.