Entre Café...

“Soy una mujer realizada, afortunada con tanto que Dios me ha dado’’

Cruz Idalia Pérez, una fiel servidora del Carmelo
“Soy una mujer realizada, afortunada con tanto que Dios me ha dado’’
Es la superiora de la Congregación de las Carmelitas Misioneras de Santa Teresa y encargada de administrar
el Hospital El Carmen de Tegucigalpa.
Oscar Josué Cerrato | http://www.suyapamedios.com
La Hermana Cruz Idalia Pérez, es una fiel testigo de Jesucristo, a través de la atención a los enfermos en el Hospital El Carmen. Una mujer con vocación plena de servicio, algo aprendido de la Virgen del Carmen, a quien considera su Madre y ejemplo.

Su experiencia en Honduras, la que considera su segunda casa, ha tenido diversas vivencias de fe, algunas que la han sacudido fuertemente y otras, que han renovado la vocación de vida religiosa con más de 30 años de haberle dicho sí al Señor.

¿Qué significa la amistad para usted?
La amistad es primero un verdadero regalo de Dios, luego significa también, estar con el otro, con la otra, sin necesidad de haber contacto físico quizá.

¿Qué disfruta hacer?
Me encanta la jardinería, la disfruto porque me gusta estar en contacto con la naturaleza, me encanta reconocer que Dios es tan grande y que ha hecho todo, por chiquito o grande que sea, haciéndolo para mí y por amor.

¿Cómo define su carácter?
Soy alegre pero de carácter fuerte, considero que siento que tengo facilidad para tratar con las personas, disfruto mucho relacionarme desde Dios con las personas.

Si no hubiese sido religiosa: ¿Qué le hubiera gustado ser?
Me hubiera gustado ser médico misionero, desde muy chica me gustó mucho el conocer no solo la idea de visitar muchos países sino también de ayudar sobre todo, me encantaba la idea de poder ir a África a ayudar medicamente.

¿Cómo fue su llamado a la vocación?
El Señor me llamó por amor y misericordia definitivamente, Él creyó y sigue creyendo en mi. Fue un llamado desde la niñez, desde la alegría, la sencillez que yo pude descubrir en las hermanas.

¿Qué significa su servicio con los enfermos y qué pide para ellos?
Significa descubrir y reconocer la presencia de Dios, de un Dios que sufre, que necesita, que está desprotegido. Para ellos, para todos los enfermos, yo pido la paciencia porque creo que es algo que desde cuándo se va descubriendo la enfermedad la persona va perdiendo la paciencia y la confianza, no solo en Dios sino también en las personas. Pido para ellos, siempre, la paciencia y la confianza.

¿Qué recuerdo tiene de su infancia?
Los más bellos, cuando en la comunidad platicamos de una experiencia, siempre me remonto a mis días de niñez con mis papás, mis hermanos en el campo haciendo pues ahora puedo decir travesuras porque para mí era algo serio, pero ahora digo: eran travesuras.

¿Apoyaron sus padres la vocación que tenía?
Si, al principio más apoyo de mi mamá, mi papá definitivamente no estaba de acuerdo. Mi mamá sí, siempre me apoyó y ella siempre decía: si Dios te quiere en la vida religiosa y con las madres, la Virgen del Carmen te va a ayudar y no te preocupes.

¿Cómo define a su padre?
Creo que tenemos características en común, si es alegre pero también tiene un carácter muy fuerte, muy delicado en muchas cosas y bueno, no podíamos fallar, entonces el entrar a la congregación fue un reto porque le desobedecí pero después me escribió una carta ya cuando era novicia en la que me pedía perdón porque no me había sabido acompañar pero como me veía feliz, entonces él también era feliz.

¿Qué le dice a su mamá que pasa una enfermedad?
A mi mamá: ella siempre dice que aún la enfermedad la sigue ofreciendo por mí. Me sigue acompañando, me sigue apoyando a pesar de que ella físicamente ya tiene muchas limitaciones, pero sé que está conmigo.

¿Qué valores inculcaron en usted sus padres?
Muchos valores como la fe, la alegría, el trabajo, la responsabilidad, el respeto por los demás, el respeto también por la naturaleza porque mi mamá siempre me enseñó que no había que maltratar plantas y animales porque también tenían vida. Son valores que yo los siente muy dentro de mí.

¿Qué pedirá en la fiesta de la Virgen del Carmen?
Quiero pedir a nuestra Madre Santísima que me siga acompañando, siga acompañando el caminar de esta obra sobre todo, que está bajo su protección. Para mi familia, quiero pedirle a ella, el regalo de la fortaleza y para toda la gente que nos acompaña, el regalo de la paz y que ella pueda interceder por este don de Dios.

Conozca la hermana cruz Idalia Pérez
Nació un 05 de mayo de 1964 en el pueblo de San Ramón, departamento de Cuscatlán, El Salvador. Llega a Honduras en el año 2000 y actualmente, administra el Hospital El Carmen y es superiora en Honduras, de la congregación de Carmelitas Misioneras de Santa Teresa.

A %d blogueros les gusta esto: