Arquidiócesis

Los ministros de la Sagrada Comunión: una esperanza en medio de la enfermedad

Esta función fue instituida por el Concilio Vaticano II es extraordinaria respecto a los ministerios propiamente laicales dentro de la celebración litúrgica, como el lector, cantor o acólito.

Manuel de Jesús Cerrato
http://www.suyapamedios.com
Los laicos pueden ayudar en forma activa a los párrocos en la distribución de la Comunión, tanto en la misa como fuera de ella. El presbítero Gilberto Chávez párroco de la comunidad Salvador del Mundo de la colonia Cerro Grande, manifestó que los ministros extraordinarios de la Comunión realizan un servicio de amor a Jesucristo Eucaristía que los lleva a colaborar en el ministerio extraordinario de la Comunión eucarística, especialmente visitando a los enfermos. El padre dijo que el sacerdote ordinariamente no puede visitar a los enfermos cada semana entonces nos ayudan los ministros extraordinarios al visitar a los enfermos y llevarles la Sagrada Comunión, acompañan al enfermo oran por él, lo confortan en su lecho de enfermo y le manifiestan la cercanía de la Iglesia.
El Sacerdote explicó que la otra parte que realizan los ministros extraordinarios, es que cuando hay mucha feligresía en las celebraciones litúrgicas ellos colaboran distribuyendo la sagrada Comunión entre aquellos que acuden a comulgar.
Testimonios Sergio Paz, ministro de la parroquia Salvador del Mundo manifestó que se siente una persona privilegiada, en el sentido de que Dios lo llama en dos aspectos, uno es el servicio al altar y el otro es llevar precisamente la comunión a los hermanos que se encuentran enfermos, el privilegio cabe en esto, no es un servicio para destacarse ni para aparecer allí en escena comentó
Paz, dijo que este servicio deja una experiencia enriquecedora, “Cuando uno va a visitar a los enfermos, estamos llamados a llevar a Jesús, también la Palabra a catequizar, pero muchas veces salimos catequizados por estos hermanos enfermos, porque están tan llenos del Señor al escucharlos”.
Por su parte, Gloria Núñez, servidora de la parroquia Sagrado Corazón de la Colonia Miraflores, manifestó que compartir con la comunidad a la que se sirve, el momento más preciado es cuando entramos en comunión con el Señor que el viene a nuestro encuentro Él se hace humilde entre nosotros.
Canon 230 En el párrafo tercero del Derecho Canónico dice: “Donde lo aconseje la necesidad de la Iglesia y no haya ministros, pueden los laicos, aunque no sean lectores ni acólitos, suplirles en algunas de sus funciones, es decir, ejercitar el Ministerio de la Palabra, presidir las oraciones litúrgicas, administrar el bautismo y dar la sagrada Comunión según la prescripción del derecho”.

OPINIONES
Sergio Paz
Ministro parroquia Salvador del Mundo
• “Como ministro estamos llamados a llevar a Jesús en todos los ámbitos, a los hospitales a los hogares a los centros penitenciarios, y en las celebraciones litúrgicas en el templo”.

Gilberto Chávez
Sacerdote
• “Nos ayudamos de los ministros extraordinarios para que ellos colaboren en la Eucaristía además visitan los enfermos y los ancianos que no se pueden movilizar al templo”.

Gloria Núñez
Ministro parroquia Sagrado Corazón
• “Me siento privilegiada porque aun con mis pecados el Señor me llama a servirle, es el momento más importante de la vida del cristiano, vivir ese servicio de acercamiento hacia Él”.