Familia

La soledad, ¿Es buena o mala compañía?

Es una conducta muy compleja que debe ser vista desde la perspectiva física, psicológica y sociológica.
Lilian Flores | http://www.suyapamedios.com
Soledad, una palabra que para muchos tiene un carácter triste y negativo, sin embargo, puede convertirse en uno de los estados ideales y enriquecedores para la meditación y crecimiento personal.

El especialista en Psiquiatría, José Galindo, manifiesta que la soledad así como la compañía son estados subjetivos; “porque se puede estar en presencia de una multitud y sentir la más fría soledad, o bien estar solos y sentirse acompañados y felices”.
Generalmente la soledad se asocia con vacío, es por esto que las personas tratan de evitarla, entregándose a todo tipo de actividades y personas que mitigan el sentimiento de ausencia, sin darse cuenta que lo que realmente buscan se encuentra en su interior.

Estado perfecto
La soledad, sirve para afrontar los miedos, definir los más sinceros anhelos, buscar un objetivo trascendente, encontrar las fortalezas que hay en la persona.
Más beneficios
También ayuda a identificar los gustos y disgustos, planear el camino y tomar las riendas para transformar aquello que causa inconformidad en la vida.
Ser independiente
Hay personas que temen a la soledad y sienten que no son capaces de valerse por sí mismas en el mundo, pero en realidad todos somos independientes.

1 Proceso
La soledad, no es únicamente estar solo, sino todo el proceso interno que esto conlleva, el ser humano por naturaleza tiene la necesidad de agruparse y asociarse con otras personas. También surge como un rasgo de personalidad dentro de un contexto de lo mentalmente sano.
2 Precondiciones
La soledad es buena, en el ámbito en donde se desarrolle, siempre y cuando regule algunas precondiciones básicas como; momentos para aumentar la concentración, capacidad de regular sus emociones, y sobre todo cuando se puede regresar a un grupo en el momento que lo necesite.
3 Factores
Está comprobado que el niño se basa en relaciones sociales y vínculos afectivos y el adulto se centra más en su dependencia y capacidad de decidir, esto refleja que la soledad no tiene que ver únicamente con la edad, sino en otros factores como; personalidad, familia, cultura.
4 Estado
Los escritores, poetas y músicos, acostumbran a tener momentos de soledad para inspirarse y obtener la concentración. Esto no significa aislarse o encerrarse en sí mismo, son estados temporales, momentos para encontrar la privacidad y siempre regresar a los espacios sociales.
5 Temor
Hay quienes sienten miedo de estar solos, porque llevan una carga acumulada de preocupaciones y situaciones que reflejan peligro, sumado a este cúmulo de intranquilidad, la sociedad, la educación y la cultura han contribuido a reforzar ciertas creencias irracionales sobre la soledad.
6 Actividades
Programe algunos momentos a solas, acompañado de algún libro o película, pero sin redes sociales. Para quienes tienen miedo de estar solo también pueden hacer una visita al cine, a la playa, o a una montaña, y verá cómo estas actividades ayudarán a sentirse seguro de sí mismo.

“Es recomendable y necesario que el ser humano tenga un espacio de soledad, esto ayuda a reencontrarse consigo mismo”
José Galindo
Psiquiatra