Arquidiócesis

Cardenal Brenes: Francisco “está preocupado” por Nicaragua

Desde el 18 de abril pasado Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980.

El cardenal de Nicaragua Leopoldo Brenes afirmó que el Papa Francisco “está preocupado” por Nicaragua y pregunta “constantemente” por la situación del país, cuya crisis sociopolítica ha dejado al menos 218 muertos en poco más de dos meses.

Pendiente “Hay preocupación por el Papa, está pendiente de nosotros, y constantemente nos pregunta: ¿cómo van?, y está interesado con que el diálogo (nacional) siga adelante, porque solamente través del diálogo se pueden solucionar los problemas”, dijo Brenes, en la homilía dominical en la catedral metropolitana de Managua.
La opinión del Santo Padre es relevante en Nicaragua, donde el 58,5 por ciento de la población es católica, y toma relevancia en medio de la crisis, ya que los sacerdotes y obispos locales han caminado literalmente entre las balas para impedir masacres que, según organismos humanitarios, son ejecutadas las “fuerzas combinadas” contra la población desarmada.
El Episcopado nicaragüense también es mediador en el diálogo nacional para superar la crisis, entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, compuesta por empresarios, sociedad civil, estudiantes y campesinos.El Purpurado manifestó que el pasado 3 de junio el Pontífice expresó su dolor por los actos violentos en Nicaragua, llamó a que se encuentre una solución a la crisis por medio del diálogo, pidió por que se respete la libertad y la vida de las personas, y afirmó que reza por las víctimas y sus familiares.

Posición El Cardenal insistió en que “las arma puedan irse bajando, puedan desaparecer, que en esas armas no exista ninguna bala como esa que me enseñó un niño en Masaya, balas que significaban muerte, destrucción” y pidió a sus fieles mantenerse en oración.
El mensaje del cardenal fue emitido un día después de que ataques simultáneos de las “fuerzas combinadas” del Gobierno de Daniel Ortega en varias ciudades de Nicaragua cobraron la vida de seis personas, según organizaciones humanitarias.
Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años consecutivos en el poder y corrupción.

A %d blogueros les gusta esto: